Primer plano del líder de ERC en Cataluña Oriol Junqueras

POLÍTICA

Las últimas 72 horas vuelven a dejar en evidencia a Oriol Junqueras

Los críticos de ERC en redes se movilizan para recordarle a Junqueras que la ley de amnistía era muy ‘robusta’ según los republicanos

Segundo asalto. El primero fue para ERC, que después de la votación movilizó a sus divisiones digitales con Rufián de protagonista. Ahora se activan los críticos de ERC y le recuerdan a Junqueras que la ley era muy “robusta”.

Batalla campal-digital

Para alguien que no estuviera al tanto de la situación política española, explicarle lo sucedido sería difícil. Que los mismos que apoyaron el 155 son los que quieren amnistiar a los afectados por el 155, que uno de los afectados ha votado en contra y que los más peleados son los que tendrían que salir beneficiados.

Porque la pelea entre ERC y Junts es intensa: de “traidores” hacia arriba. ERC quiere vender la idea de que Junts ha votado en contra para proteger a Puigdemont y a unos cuantos más. Y Junts quiere vender la idea de que no, de que han votado en contra para que la amnistía llegue a todos.

Verdad al margen, ambos partidos se atizan entre sí en redes y medios afines para ganar el relato. Las autonómicas están cerca y, al fin y al cabo, sin poder en la Generalitat no hay nada. Ayer, fue el turno de ERC, que sacó todo el arsenal. Hoy, les toca el turno a los críticos de los republicanos y en especial de Junqueras.

Y Wagensberg en Suiza

Muchos usuarios de Twitter, sean o no próximos a Junts o al independentismo desencantado, han ironizado sobre que la ley fuera tan “robusta” según ERC. Y que por eso, dicen, Wagensberg se ha marchado a Suiza.

Van a por Junqueras, que fue de los primeros en salir a declarar tras la votación de la amnistía. Quiso coger sitio rápidamente para transmitir al electorado catalán la idea de que si la amnistía se retrasa es por culpa de Junts. Más en particular, de los intereses egoístas de Junts, o sea, de salvar a Puigdemont.

De todo esto, se sigue algo: que ahora Junts le tiene que ganar el pulso al PSOE porque, de lo contrario, habrían montado un circo para nada. Ya lo hicieron con los tres decretos de Sánchez y se apuntaron un éxito electoralista con la inmigración. O lo repiten o es que Junts va a algún sitio que todavía no quieren revelar.