Primer plano de Joan Ignasi Elena hablando y alzando su brazo derecho hacia delante

POLÍTICA

El Govern admite que hay un problema con los delincuentes reincidentes

El consejero Elena sale para frenar el avance de Junts y dice que hay un problema con la reincidencia, pero que no se puede vincular inmigración e inseguridad

Cataluña huele a campaña electoral, que es sinónimo del debate sobre la inmigración y la inseguridad. El representante de ERC en el debate es el consejero de Interior, Joan Ignasi Elena. En una entrevista reciente, se ha pronunciado sobre la multirreincidencia, Junts y la inmigración.

“Por descontado”

Lo avisó E-Notícies: la inseguridad y la inmigración iban a ser los temas de debate en Cataluña y, por lo tanto, electorales. Asunto diferente es el tratamiento que reciban por parte de los partidos, siempre a conveniencia. La batalla está en el vínculo: para unos, sí hay relación entre inseguridad e inmigración, para otros no.

Lo que es seguro es que los partidos procesistas se están adaptando a marchas forzadas al nuevo debate. Por ahora, Junts ha tomado la delantera para, en particular, tomársela a Sílvia Orriols. Por su parte, ERC lo ha fiado todo a la percepción y a la extrema derecha: se trata de una cuestión de pobreza y xenofobia, dicen.

Pero el cambio en el discurso de los republicanos se va produciendo. De afirmar que Cataluña es un lugar seguro a pesar de la extrema derecha, el consejero Elena ha pasado a admitir la multirreincidencia. “Por descontado”, ha dicho a preguntas de Catalunya Radio sobre si había un problema.

El efecto Orriols

Por lo demás, Elena alterna el traje de consejero con el de político de ERC: Junts hace lo que hace, dice, para “evitar que Orriols les robe votos”. Una vez centrado el balón, el consejero Elena define el que será el discurso de ERC. Admitir que hay un problema, pero solo hasta cierto punto, que es la reincidencia: a partir de aquí, extrema derecha.

“Hay un problema con la multirreincidencia, no con la inmigración”, explica. Es decir, que los republicanos lucharán por el “no”: para que no haya vinculación entre crimen e inmigración. “Lo que no podemos es mezclarlo, pero no por una cuestión buenista o no sé qué, sino porque es falso”.

Ofrece datos: explica que solo el 0,2 % de los inmigrantes están en prisión. Pero no es menos cierto que, según datos del Departamento de Justicia, más de la mitad de los encarcelados en Cataluña son extranjeros. En cualquier caso, ocurre que de fondo late un mismo problema: no se disponen de datos completamente tratados y desglosados. Algo que lleva a perpetuar el debate.