Montaje con un primer plano de Pere Aragonès y otro de Tània Verge con cara de pocos amigos y de fondo una imagen difuminada de unas luces de Navidad

POLÍTICA

ERC cierra su Navidad más polémica con una ofensiva a las tradiciones

Los republicanos han sido muy activos desde las instituciones para intentar modificar las tradiciones navideñas

ERC se ha hecho un partido tradicionalista a la inversa: tomar las tradiciones para cambiarlas. Esto representa la politización de los ámbitos ajenos a la política o por lo menos al partidismo. Estas Navidades han sido un buen ejemplo: los republicanos no han dejado ni un ámbito navideño fuera de sus enmiendas a la historia.

Navidad sí, pero otra Navidad

ERC no ha desprestigiado la Navidad: ha intentado cambiarla. En ningún caso han ofrecido alternativas, sino que han tomado la literalidad de las tradiciones. Así, por ejemplo, mantienen la Navidad como calendario, pero no como Navidad, sino como “Fiestas del Solsticio de Invierno”.

Esta fue la primera incursión en la modificación de las tradiciones heredadas que hizo ERC. A través de un comunicado oficial en Gerona, la Generalitat celebró las Fiestas del Solsticio de Invierno en cuestión. Poco después, hizo acto de presencia la protagonista de esta ofensiva: la consejera Verge.

En la misma línea de sustituir y no de olvidar, Verge promocionó una suerte de adaptaciones de tradiciones como el calendario de adviento o los caganers. Formalmente, tomaron la literalidad de las tradiciones, pero intentaron llenarlas de otro contenido.

De esta manera, sí que hay lugar para un calendario de adviento, pero feminista. También para Papá Noel, pero solo si es Madre Noel. O también con particularidades de Cataluña como las “Caganeras” o las “Tiones”.

Reinas Magas y Reyes Astrólogos

Las críticas no dejaron de aumentar, pero ERC no cesó en su empeño. Poco después de las caganeras, la localidad de Altafulla organizó una cabalgata de “Reinas Magas”, el objetivo de la cual era la promoción de los “valores republicanos”. Lo justificaron diciendo que había que ofrecer unos reyes “laicos, sin clases ni dogmas”.

Primer plano de Tània Verge hablando con un micrófono en la boca en el Parlament de Cataluña

De Reyes fue la cosa porque, en Manresa, hicieron después una versión ‘light’ de la Cabalgata con unos Reyes Astrólogos. Nuevamente, el objetivo según la organización era ofrecer un evento “el máximo de inclusivo y multicultural”. La intención, dicen, es que en los años venideros la Cabalgata sea cada vez más abierta.

La última aportación vino también de la Consejera Verge, que pidió acabar con la costumbre de poner betún a un blanco para hacer de Gaspar. En el caso de que esto sea una tradición, a la consejera Verge le parece una “tradición racista”.

No es fácil encontrar respuestas positivas en redes a todos estos mensajes. En general, los usuarios manifiestan o su indignación o su burla. Muchos no entienden que pueda ser prioridad de una administración el implementar medidas de esta naturaleza, máxime con los retos reales que afronta Cataluña.