Montaje con una mujer comprando, unos pimientos desenfocados y una bandera marroquí

SOCIEDAD

Nueva alerta en España por otro producto importado desde Marruecos: riesgo grave

De nuevo, se crea una alerta por un producto que llega de este país porque supone un riesgo para nuestra salud

Las autoridades españolas han advertido que un producto procedente de Marruecos suponía un serio riesgo. Concretamente, se ha encontrado un peligroso pesticida en unos pimientos que procedían de este país. Este no está permitido en la Unión Europea. 

Estos pimientos han sido interceptados en la frontera española y se han analizado rápidamente. El resultado ha mostrado que en ellos había Clorpirifós en una cantidad superior a la permitida en Europa. Y no es la primera vez que pasa.

Este pesticida que ha hecho que se cree esta alerta también se ha encontrado hace un mes en unos melones. Estos igualmente procedían de Marruecos. Tampoco nos podemos olvidar de las fresas en las que se encontró Hepatitis A.

Las autoridades españolas clasifican la alerta con nivel de riesgo grave

El Sistema de Alerta Rápida Alimentaria Europeo (RASFF) ha sido el que ha dado la voz de alarma. Y es que los resultados que se han visto tras el análisis de los pimientos eran bastante preocupantes. En estos se encontró una cantidad muy lejos de ser segura.

Ahora mismo, el límite máximo de residuos que tiene fijado Europa está en 0,010 mg/kg - ppm. Una vez que se ha analizado para ver hasta qué punto había presencia de Clorpirifós, los resultados han sido alarmantes. Y es que se ha encontrado una proporción de 0,21 ± 0,105 mg/kg - ppm.

Más allá de esto, no hay que olvidar que la Comisión Europea prohibió su uso en 2020. Teniendo en cuenta su peligrosidad para la salud, especialmente para la de los niños, no permitió que se siguiera utilizando. De ahí el riesgo que supone que pasen productos con ese residuo por la frontera, en este caso, los pimientos detectados.

¿Cuáles son las consecuencias de entrar en contacto con Clorpirifós?

El Clorpirifós es un producto que, antes de que se prohibiera su uso, estaba bastante extendido. Servía, principalmente, para controlar las plagas que podían aparecer en las cosechas. Pero eso no quita para que sea uno de los pesticidas que más pueden afectar a nuestra salud.

En el caso de que los niños entren en contacto con él, es posible que puedan tener problemas en su desarrollo. Estos pueden ser tanto genéticos como neurológicos. De ahí que, tras ver los efectos, se prohibiera.

El autismo o la hiperactividad también puede ser causados por estar en contacto con este químico. Igualmente, puede haber consecuencias sobre la memoria o el proceso de aprendizaje. Por último, también implica un mayor riesgo de desarrollar una adicción.

➡️ Sociedad

Más noticias: