Imagen de Jordi Turull en primer plano y Laura Borràs

POLÍTICA

El sector crítico de Junts eleva el tono: nuevas acusaciones a la cúpula del partido

Tras su expulsión, Casol habla de ‘machismo muy agresivo’ y de fondo late la lucha entre Turull y Borràs por la orientación política del partido

Cristina Casol no se amilana. Después de ser expulsada del grupo parlamentario tras haber acusado al partido de machismo, ahora se reafirma. Habla de “machismo muy agresivo” dentro de Junts y dice que se dará de baja del partido.

Casol responde a su expulsión

Casol denunció acoso dentro de Junts y Junts la expulsó del grupo parlamentario. A partir de aquí, más de la guerra interna entre Turull y Borràs. Ayer, Casol dirigió acusaciones graves contra su formación y anuncia que está en trámites para darse de baja.

Las acusaciones de actitudes machistas son bastante sórdidas: Casol llega a hablar de “críticas a la vestimenta” y “abuso de poder”. Cuenta que la expulsión del grupo parlamentario es única y exclusivamente una “represalia”. Y asegura que en la denuncia que interpuso aparecían nombres y apellidos.

Casol ha explicado que el Parlament puso en marcha la maquinaria porque, según ella, vio “indicios” de actitudes machistas. Esto condujo a la participación de la empresa externa, que llamó a declarar a Casol. Según ella, la oficina del Parlament ha admitido que en el grupo de Junts hay un “ambiente muy malo y un machismo arraigado”.

Junts se defiende y dice que Casol mezcla asuntos políticos dentro de su denuncia. Se escudan en que el informe final señala que todo esto tiene una derivada más laboral que otra cosa. En definitiva, la lucha interna que hay en Junts entre sector Turull y sector Borràs.

Un problema de poder y de rumbo

Lo más probable es que toda la confusión que hay en torno a este caso no sea más que una provincia de la actual lucha de poder. Por el momento, Laura Borràs pierde cada vez más posiciones dentro del partido. Entiende que la expulsión de Casol y previsiblemente de Madaula son jugadas de Turull para aislarla aún más.

Jordi Turull rodeado de Laura Borràs y Carles Puigdemont

Entre los que votaron a favor de la expulsión de Casol se encuentran figuras de peso como Anna Erra, Jaume Giró, Calvet y, claro, el propio Turull. En última instancia, el objetivo es que quitarse de en medio a Borràs para que no moleste. El rumbo de Junts es volver al pragmatismo y a resucitar implícitamente a Convergencia.

Además, el ruido con algo tan sensible como el machismo no ayuda en un momento en el que Junts tiene todo el foco mediático encima. Después de haber votado en contra de la amnistía, les espera un mes de aún más protagonismo. Lo que evidencia este caso es que Junts tiene un plan y hará lo que esté en su mano por conseguirlo.