Florentino Pérez sonriendo con la mirada hacia el suelo

FÚTBOL

El Real Madrid pagó 17M€ al City por su fichaje y ahora ofrecen 60: negocio redondo

El Real Madrid, con Florentino Pérez al mando, vuelve a demostrar su acierto en el mercado de fichajes con un movimiento muy positivo para las arcas del club blanco

El Real Madrid logró imponerse al FC Barcelona en la final de la Supercopa de España gracias a los groseros errores de Jules Koundé y el gran acierto de Vinícius Júnior. El partido no tuvo color y Carlo Ancelotti terminó el encuentro tremendamente reforzado. Hace unos meses parecía que su futuro estaba en la Selección de Brasil, pero ahora todo es diferente.

Sí, porque Carlo Ancelotti ha renovado su vínculo con el Real Madrid hasta el verano de 2026 y vuelve a contar con la total confianza de Florentino Pérez. El italiano es un extraordinario gestor de grupo y, pese a que este año lo ha tenido más difícil que en anteriores temporadas, sus decisiones no están defraudando. A Jude Bellingham le ha dado los galones de capitán general desde el primer día; pero también está manejando con solvencia el final de la carrera de Modric o Kroos.

Aunque, sin duda, el acierto más destacado de Carlo Ancelotti en lo que llevamos de temporada ha sido saber asumir su error a tiempo. En verano, Florentino Pérez realizó varios fichajes como los de Arda Güler o Fran García, y pese a que todos estaban consensuados, el técnico italiano apostó por mantener sus ideas.

Carlo Ancelotti recula y acierta de lleno

Como decíamos, Jude Bellingham o Joselu han sido algunos de los fichajes que más minutos han disputado desde su aterrizaje en el Real Madrid. Fran García también ha tenido sus oportunidades y Arda Güler, ahora que está recuperado, va entrando poco a poco. Sin embargo, Brahim Díaz, el quinto refuerzo de Florentino Pérez no lo ha tenido nada fácil para hacerse un hueco, aunque ahora parece indiscutible.

Carlo Ancelotti junto a Florentino Pérez y Brahim Díaz presentando su camiseta
Brahim Díaz fue una petición personal de Florentino Pérez | Cedida, @brahim

Brahim Díaz está siendo una de las sensaciones del Real Madrid. Empezó el curso sin contar lo más mínimo para Carlo Ancelotti, pero a base de buenas actuaciones se ha ganado un sitio. Es cierto que las lesiones de Vinícius Júnior y Joselu le han facilitado su progresión, pero sus números demuestran que merece todavía más minutos de los que tiene.

Brahim Díaz regresó al Real Madrid tras tres temporadas en el AC Milan, dónde logró conquistar un scudetto y ganarse el corazón de la afición de San Siro. Sus registros en la Serie A y su vistoso juego le valieron para enamorar a Florentino Pérez, que lo quería de vuelta a toda costa. Recordemos que el club blanco pagó 17 millones en su día al Manchester City, pero ahora podría irse por mucho más dinero, aunque a este nivel su salida se antoja imposible.

Brahim Díaz recibe una oferta de 60 millones de euros

Está claro que Brahim Díaz le ha dado la vuelta a la tortilla a base de trabajo y esfuerzo. A principios de año no jugaba nunca, pero rendirse no ha entrado en sus planes y ahora lo celebra. Y es que, actualmente, el malagueño es la principal arma ofensiva de Carlo Ancelotti cuando quiere agitar los partidos.

En total, Brahim Díaz ya ha podido participar en 21 partidos y sus números son realmente buenos. Ya ha conseguido anotar 6 goles y repartir 3 asistencias, y aunque solo ha jugado 837 minutos, está claro que cada vez que aparece deja huella. De hecho, el último fichaje del Real Madrid ha llamado la atención de otros grandes clubes, dispuestos a abonar hasta 60 millones por su fichaje.

En concreto, el nuevo rico del fútbol inglés, el Newcastle, parece que ha mostrado su interés en Brahim Díaz y está dispuesto a tirar la casa por la ventana para ficharlo. Las urracas no se lo han pensado demasiado y, ante el gran nivel mostrado por el '21' del Real Madrid, irán con todo a por su fichaje. En sus filas hay futbolistas de primer nivel como Isaak o Bruno Guimaraes, por lo que la llegada de Brahim ayudaría a dar el salto definitivo a los puestos de cabeza.