Montaje de fotos de primer plano de Laura Borràs sonriente y, de fondo, la imagen de una aula

POLÍTICA

Laura Borràs vuelve a su plaza como funcionaria del Estado

Laura Borràs impartirá clases, de nuevo, en la Universidad de Barcelona. De momento sigue inhabilitada y no parece que la ley de amnistía le sirva para volver a la politica

Laura Borràs, expresidenta del Parlament de Cataluña, ha vuelto a las aulas. Tras ser condenada a cuatro años y medio de prisión, y 13 de inhabilitación, Borràs ha decidido que ha llegado el momento de ocupar su plaza como funcionaria del Estado.

Así pues, la presidenta de Junts volverá a dar clases en la Facultad de Educación de la Universidad de Barcelona (UB). Más concretamente, será docente de la asignatura de grado Didáctica de la Literatura y también dará clases en el Máster de Formación del Profesorado.

Su plaza en la mencionada universidad pertenece al departamento de Educación Lingüística, Científica y Matemática. Un puesto de trabajo que, de momento, combinará con su cargo de presidenta en Junts. Y decimos de momento, porque el río baja revuelto en Can Puigdemont

Primer plano de Laura Borràs con la mirada perdida mirando al horizonte

Laura Borràs, una funcionaria que fue condenada

Además de ser la presidenta de Junts, es licenciada en Filología catalana y doctora en Filología románica por la UB. Y su especialidad es la Teoría de la Literatura y la Literatura Comparada.

Borràs fue consejera de Cultura en la Generalitat (2018-2019) y presidenta del Parlament de Cataluña (2021-2022). Este último cargo lo ostentó hasta que fue suspendida por ser condenada por delitos de prevaricación y falsedad documental.

Laura Borràs llevaba 28 años —desde 1995— siendo profesora en la Universidad de Barcelona. Un cargo que compaginó con su faceta de activista. Sin embargo, en julio de 2021, solicitó una excedencia porque no podía mantener ambas dedicaciones.

Ahora ha vuelto a las aulas a pesar de ser condenada a cuatro años y medio de prisión, y 13 de inhabilitación. Una condena que tiene tras haber sido acusada de delitos de prevaricación y falsedad documental cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC). La presidenta de Junts fue acusada de abusar de su cargo cuando estaba al frente de la mencionada institución y adjudicar contratos a dedo a un amigo.

Sin embargo, esta condena de 13 años de inhabilitación, no afecta a su cargo como docente. Y la razón es que la inhabilitación solo afecta al ejercicio de empleos o cargos públicos electivos y de funciones de gobierno o administración. Así que podrá reprender sus clases en la Universidad de Barcelona sin problema alguno.