Primer plano de Carles Puigdemont

POLÍTICA

El diario de referencia de los indepes pide votar 'no' a la amnistía

En su editorial, el director de Vilaweb pide que Junts y ERC voten que no a la amnistía y que lo lleven hasta las últimas consecuencias

Vuelven a sonar campanas de unilateralidad en el independentismo. Sectores ‘indepes’ piden a Junts y ERC que se planten ante el castillo de naipes judicial que es la amnistía. Era la crónica de una inestabilidad anunciada: el PSOE se cansa y también el independentismo.

El ‘via crucis’ judicial de Puigdemont

La amnistía es el único objetivo del expresidente Puigdemont: todo lo demás es subsidiario. Ahora bien, el ‘via crucis’ que tenía que pasar - y que está pasando - se veía venir de lejos. Básicamente, que hay mil grietas judiciales por las que obstaculizar la ley, retrasarla y, en definitiva, tumbarla.

El último obstáculo son los posibles delitos de alta traición a raíz de la llamada “trama rusa” y que quedarían fuera de la ley. Esto lleva a que Puigdemont cada día pida una nueva capa de blindaje, lo cual es un problema para el PSOE. La acumulación constante de excepciones hace cada vez más difícil justificar la ley. Al margen de que los socialistas refuerzan la imagen de que están a lo que diga Waterloo.

Montaje de Carles Puigdemont mirando la hora con el Tribunal Supremo de fondo

Y ahora, con Puigdemont pringado en el espionaje ruso, vuelven las tensiones a los pasillos del Congreso de los Diputados. A los pasillos y a los sectores ‘indepes’ más desencantados, que dicen que todo esto se veía venir y que hay que plantarse. Esto se traduce en una vieja estrategia: tierra quemada.

Presión desde los medios afines

El entorno del independentismo contrario a pactar con Madrid aprovecha la ocasión para pedir que vuelen por los aires todos los puentes. Vicent Partal, director de Vilaweb, ha sido el altavoz. El título de su último editorial lo dice todo: “Votad no a esta amnistía. Votad que no al presupuesto. Disolved la Audiencia Nacional española”.

El diario es más próximo a Junts que a ERC, pero tampoco es un mariachi de Puigdemont. Es decir, la plataforma perfecta para criticar al independentismo desde el propio independentismo. Cosa que, a la postre, acaba siendo una defensa de la política unilateral. De lo cual, por cierto, el expresidente Torra es un firme defensor. No así Artur Mas, muñidor del tránsito de Junts hacia Convergencia.

A Partal no le falta perspicacia analítica cuando señala que los malabares del PSOE para incluir al terrorismo como una excepción “lleva las cosas a un extremo en el que el teórico remedio será mucho peor que la enfermedad”. Ante el campo de minas judicial que hay enfrente, Partal opta por la calle de en medio y poner sexta: olvidarse de todos los agujeros de la ley de amnistía y votar sistemáticamente en contra.

Al fin y al cabo, Partal dice del PSOE exactamente lo mismo que Puigdemont decía de Sánchez: “no es de fiar”. Luego, sigue Partal, la política de tierra quemada debería ir más allá y votar en contra de los presupuestos. Y si esto lleva a Sánchez a convocar elecciones, pues que las convoque, concluye.

El independentismo unilateral cada vez ve más claro que la negociación con el PSOE es una jaula de grillos. Ante esto, tienen dos opciones: que Sánchez se pliegue por completo a Junts - Partal habla incluso de exigir el cierre de la Audiencia Nacional - o que el PSOE se arriesgue a perder la Moncloa. En definitiva, el independentismo quiere usar su fuerza hasta las últimas consecuencias.