Primer plano medio de Gonzalo Boye mirando al horizonte

POLÍTICA

A Junts le entra el miedo en la semana clave para la aprobación de la amnistía

Gonzalo Boye, negociador de la ley, advierte de una grieta 'por la que caeremos todos'

O Junts per Catalunya vive en una gesticulación constante, o la negociación de la ley de amnistía ha sido un desastre. O las dos cosas a la vez (a estas alturas ya nada es descartable). La realidad es que los mismos que han negociado la ley advierten de su posible fracaso en una semana decisiva para su aprobación.

En una entrevista en Vilaweb, Gonzalo Boye ha advertido de la “brecha” en el texto que podría condenar “una lista larguísima” de personas “a las cuales quieren perjudicar”. Llama la atención que sea él, uno de los negociadores de la ley, quien ahora diga eso. El jurista culpa al PSOE de un redactado “realmente preocupante”.

Según explica, si el PSOE no excluye el terrorismo de la ley de amnistía, “queda una grieta por la que caeremos todos”. Ha advertido de que “si abren esta grieta, en un futuro todos terroristas, y los partidos se verán enfrentados a una posible ilegalización”. Afirma que la única forma de evitarlo es que el PSOE apruebe las enmiendas de ERC y Junts para “hacer una ley de amnistía a prueba de balas”.

Gonzalo Boye lanza una advertencia

El PSOE aceptó la petición de ERC y Junts de excluir el terrorismo de la ley de amnistía, lo cual beneficiaría a los encausados del Tsunami Democràtic y los CDR. Pero el texto recoge como excepción los casos de “violación de derechos humanos”. Un “agujero negro” por el que los jueces, según Boye, “intentarán hacer entrar a todos los que puedan”.

El abogado afirma que la exigencia de ERC y Junts siempre ha sido “suprimir” de la ley cualquier mención al terrorismo. Pero añade que para el PSOE el terrorismo era una línea roja. “La ley estaba bien”, explica, “pero sabíamos que habría una segunda partida y hemos analizado técnicamente las respuestas”. 

Boye advierte de que “el día después de aprobar la ley en el Congreso se reabrirá la pieza sobreseída de la trama rusa”. Es decir, que “cualquier que haya tenido una actuación a escala internacional, que criticara cosas que pasaban en España, podrá ser acusado en materia de traición”. Y lo peor, según Boye, es que llegan tarde.

'Panorama preocupante'

Boye no cree que el PSOE vaya a aprobar las enmiendas porque “para aprobar la ley hace falta una mayoría absoluta y para aprobar las enmiendas que están vivas también”. Ahora “ya no es posible discutir puntos y comas, para eso ya hemos tenido tiempo”, añade. Si la ley se aprueba como está, advierte de que “entramos en un panorama preocupante”. 

Montaje de Santos Cerdán riendose y Puigdemont con la boca abierta

Boye teme que los jueces utilicen el concepto de kale borroka, es decir de terrorismo de baja intensidad, para aplicar los protocolos de terrorismo. Esto no afectará solo a los encausados del Tsunami Democràtic, sino a “todos los que quieran poner en esta lista”. Los afectados no estarán a salvo ni fuera de España, porque según Boye “no hay un solo juez europeo que no entregue a alguien por terrorismo”.

Boye insiste en que “con la redacción actual de la ley pronto tendremos un juicio contra los CDR”. Lo que menos le preocupa es el futuro judicial de Puigdemont, porque cree que ningún juez en Europa se cree los argumentos de España. Lo que está en peligro, repite, es el futuro judicial de decenas de independentistas que podrían caer con el redactado actual.