Montaje de Pepe Alesón, desaparecido en Jaca

SUCESOS

Pepe, el padre de familia que salió a dar un paseo y desapareció sin dejar rastro

Pepe Alesón, de 61 años, desaparecido desde el pasado viernes en Jaca tras salir a caminar por la montaña

La desesperación va en aumento entre los familiares de Pepe Alesón, un hombre de 61 años que lleva desaparecido ya cinco días. Y todo después de que se desplazase el pasado viernes a su segunda residencia en la localidad de Abena (Jaca).

El Heraldo de Aragón informa puntualmente de este suceso, que ha dejado conmocionada a toda la comarca. Todo apunta a que este padre de familia habría salido a dar un paseo por el monte más próximo a su casa, pero no volvió. Estamos hablando de un hombre de 1,80 metros de altura, calvo, de complexión delgada, ojos castaños y que portaba una mochila negra.

Desaparece Pepe Alesón, de 61 años: fue a pasear por la montaña y no regresó

Fue el pasado domingo cuando su familia presentó una denuncia ante la Guardia Civil por su desaparición. A partir de ahí, la Benemérita inició el plan de búsqueda a través de un fuerte dispositivo que hoy sigue activo. Además, SOS Desaparecidos publicaba en sus redes, hace un par de días, la alerta por la desaparición de Pepe Alesón.

En las labores de rastreo, según fuentes de la Comandancia de Huesca, han participado este martes patrullas de Seguridad Ciudadana de Jaca. También dos patrullas de Protección de la Naturaleza, el Destacamento Fiscal y de Fronteras, la Unidad Aérea, especialistas del Greim de Jaca.

Amplio dispositivo para hallar a Pepe, que lleva desaparecido desde el viernes

Asimismo, se han ayudado de tres guías caninos con perros, dos pilotos de drones de los bomberos de la Diputación Provincial o cuatro voluntarios de Protección Civil de la Comarca de la Jacetania. También de miembros de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón y 20 vecinos y familiares de Pepe.

Tras peinar los alrededores de Abena, este miércoles se ampliará la búsqueda a otras pedanías de Jaca y montañas cercanas. El relato de esta desaparición comienza cuando, según su hija María, Pepe viajó desde Zaragoza hasta aquella localidad oscense.

Los fines de semana solía acudir a su segunda residencia con su mujer, aunque en esta ocasión ella no pudo ir debido a un examen, informa el Heraldo de Aragón.

Pepe dejó el móvil cargando por lo que se sospecha de que la idea del desaparecido era no volver demasiado tarde. Se considera que Pepe se habría ido andando a dar un paseo con su cámara de fotos. Veremos si finalmente esta historia acaba con final feliz, para alegría de sus familiares.

➡️ Sucesos

Más noticias: