Montaje con tabla de embutidos y chico con mano haciendo gesto de 'ok'

SOCIEDAD

Soy nutricionista y te explico cómo elegir un buen embutido: no todos son saludables

El embutido es un alimento que se encuentra prácticamente en todas las neveras, y forma parte del día a día de mucha gente

El embutido es un alimento esencial para gran parte de la población, ya que forma parte de la dieta mediterránea. Tal es su importancia que en algunos casos es fundamental para los desayunos y/o las meriendas.

Pero ojo, igual que con muchos otros productos, no es tan sencillo como ir al supermercado y coger el primero que encontremos. Debemos de fijarnos bien en la etiqueta, concretamente en la lista de ingredientes, y mirar cuál es el porcentaje de carne.

¿Son saludables los embutidos?

Como os comentaba anteriormente, gran parte de la población tiene a los embutidos como parte fundamental de su alimentación. Hay veces que incluso en consulta me plantean de qué van a hacerse los bocadillos o las tostadas si no es con embutido. Pero realmente, deberíamos de reducir mucho su consumo, ya que no nos hacen bien.

Concretamente, en 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió la relación entre el consumo de carne procesada con el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Además, si elegimos embutidos, debemos de decantarnos por opciones con menor cantidad de grasa como el jamón cocido o la pechuga de pavo o pollo.

Lo más importante que debemos de mirar en un embutido

Teniendo claro que su consumo no debe de ser diario, sí que podemos comerlo de forma habitual. Pero como decíamos, no sirve cualquier embutido.

La mayoría de veces, compramos embutido en el que su porcentaje de carne es de 50% o 65%. Esto no es embutido, es algo de carne con muchas otras cosas, la mayoría azúcares, fécula de patata, aditivos, glutamato monosódico…

¿Cuál es el problema? Que nuestros ojos se van directamente a este tipo de productos por su bajo precio. Porque, como casi todo, la calidad se paga.

Por lo tanto, lo esencial es mirar la lista de ingredientes y que el porcentaje de carne sea de al menos 80%. De esta forma, la cantidad de aditivos será mucho menor que la de otros embutidos o fiambres.

Y cuidado, porque comprar el embutido en la carnicería no es sinónimo de que este sea de calidad. Pueden cortarnos embutido de una carne de baja calidad, por lo que será lo mismo que comprar el blíster del supermercado, pero posiblemente pagando más. En este caso, deberás de preguntar para asegurarte de que te llevas un embutido de calidad.

Logo de TelegramNOVEDAD TELEGRAM: ¡Pincha aquí para recibir GRATIS los mejores Trucos para Adelgazar y de Belleza en Telegram!

Los pasos para comprar un buen embutido

Resumiendo todo lo que os acabo de contar, debemos de tener claro que el consumo de embutido no es aconsejado, pero si queremos comerlo de forma ocasional debemos:

  • Mirar la lista de ingredientes, priorizando los que tengan más de 80% de carne, por lo que este debe de ser el primer ingrediente.
  • No dejarnos llevar por frases como extra fino o extra jugoso, esto no significa que sea de mejor calidad.
  • Preguntar al carnicero/a si el embutido que te cortan es de calidad.
  • Evitar los fiambres, ya que suelen llevar solamente el 50% de carne.
  • Sé original a la hora de hacer bocatas, hay un mundo más allá de los embutidos.