Imagen de fondo de una oficina con persona trabajando, junto a otra imagen de una mujer con gesto pensativo y otra imagen de un reloj digital que marca las 16:44 de la tarde
SOCIEDAD

La nueva jornada laboral en España, más cerca que nunca, pero no para todos

El Gobierno tiene previsto reunirse próximamente con los agentes sociales para abordar la reducción de la jornada de trabajo, que en realidad afectará solo a una serie de empleados

La nueva jornada laboral empieza a perfilarse ya. El Gobierno confirma que trabaja en su implantación, aunque todavía tardará un tiempo en verse reflejada en las empresas. Además, advierten que no todos los trabajadores se beneficiarán de esta medida.

Después de aprobar el pasado viernes el aumento del Salario Mínimo Interprofesional, el objetivo se centra ahora en la disminución del horario de trabajo. Pasará de las 40 horas semanales hasta las 38,5 horas en 2024.

Este ejercicio servirá de transición para alcanzar las 37,5 pactadas para 2025. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, confirmaba en una entrevista los pasos a dar.

"Ahora vamos a propiciar una de las grandes reformas de nuestro país". Indicaba que "tiene que ver con el tiempo de vida y con el tiempo de trabajo, es decir, con la reducción de la jornada laboral". Añadía que era uno de los compromisos adquiridos entre su formación y PSOE para alcanzar un pacto de investidura.

Muchos trabajadores se verán beneficiados

La media de horas trabajadas a la semana en nuestro país se sitúa en las 37,8 horas, según Eurostat. Sin embargo, se estima que son millones los empleados que superan esa barrera y que ahora se beneficiarán de esa reducción horaria.

En concreto, el 55% de los trabajadores cubiertos por convenio cuentan con jornadas que rebasan las 38,5 horas. Así lo recoge la Estadística de Convenios Colectivos del Ministerio de Trabajo. 

Si se analiza por tramos, entre 38,5 y 39,5 horas hay 5,29 millones de asalariados. Entre 39,5 y 40 horas, 436.000, y por encima de las 40 horas están 357.496.

Esto supone que en torno a seis millones de personas trabajan más de 38,5 horas. Justamente estas son las que se beneficiarían de esta nueva jornada laboral.

Ahora queda por ver como se lleva a cabo dicha reducción de jornada. La intención es que próximamente se abra la mesa de negociación entre el Gobierno y los agentes sociales para decidirlo. 

Malestar entre los empresarios

La decisión de rebajar el horario de trabajo supondrá un importante contratiempo para las empresas. La patronal lleva tiempo manifestándose en contra de esta medida que afectará directamente sobre sus cuentas. Implicará que los empleados trabajen una hora y media menos a la semana sin que el salario se vea reducido.

Entre otras cosas, el sueldo por hora trabajada se elevará, encareciéndose los costes de las compañías y disminuyendo el margen de beneficio. Algunas ya han alertado de que perderán poder competitivo en el exterior, mientras que otras anuncian recortes y pérdidas de puestos. 

Los empresarios, a través de la CEOE y Cepyme, denunciaron el "afán intervencionista" del Gobierno. Dicha medida supone "un atropello al papel constitucionalista de los agentes sociales", apuntan.

Estiman que este cambio en la jornada laboral, hasta llegar a las 37,5 horas, acarreará un aumento de los salarios de casi el 7%. La única manera de compensarlo sería con trabajadores más productivos, que en menos tiempo pudieran producir lo mismo. Sin embargo, la productividad en nuestro país lleva ya un par de décadas estancada, publica El Mundo.