Montaje de bandejas de carne y fecha de caducidad de alimento

SOCIEDAD

La diferencia entre fecha de consumo preferente y fecha de caducidad: no es lo mismo

Las fechas son algo que vemos marcado en todos los productos y, aun así, no sabemos interpretarlas correctamente

Como nutricionista, una de las dudas que recibo más comúnmente en consulta está relacionada con las fechas que encontramos en los envases de los alimentos. Es curioso porque todos los alimentos la llevan y no es algo para nada nuevo, pero aún no sabemos interpretarla.

Sí que es cierto que solo la llevan los alimentos envasados, ya que en los frescos deberemos de usar el sentido común o, depende de cuál, congelarlo para prolongar su vida.

La diferencia entre fecha de consumo preferente y fecha de caducidad

Es importante diferenciar entre fecha de consumo preferente y la fecha de caducidad, por qué es muy común confundirlas, pero el concepto es totalmente diferente.

¿Qué es la fecha de consumo preferente?

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), la fecha de consumo preferente nos indica el momento hasta el cual el alimento en cuestión va a conservar la calidad prevista.

¿Qué quiere decir? Pues que pasado este tiempo puede ser que el alimento pierda características organolépticas: menor sabor, diferente textura, diferente olor… El alimento seguirá siendo seguro para el consumo, pero con características diferentes.

Encontramos esta fecha principalmente en alimentos congelados, legumbres, cereales, harina o galletas, entre muchos otros.

Ahora bien, podemos consumir el alimento pasada esta fecha, pero siempre y cuando se hayan respetado las instrucciones de conservación del alimento, se haya respetado la cadena de frío, etc.

También es importante que, a pesar de que nos indiquen que es seguro consumirlo, nos fijemos en si su aspecto es bueno.

¿Qué es la fecha de caducidad?

Según la AESAN, la fecha de caducidad nos indica el momento hasta el cual el alimento se puede consumir de forma segura. Es decir, no debemos de consumir ningún alimento cuando ya haya pasado su fecha de caducidad.

Esta fecha la encontramos en alimentos muy perecederos como, por ejemplo, las carnes o los pescados.

¿Por qué es tan importante distinguir entre estas dos fechas?

Saber distinguir las dos fechas es algo que deberíamos aplicar en nuestro día a día. Básicamente, es útil para minimizar el desperdicio alimentario y garantizar la seguridad de los alimentos.

Por ejemplo, el caso más práctico es el de los yogures. Hay gente que los tira al día siguiente de superar la fecha de consumo preferente y hay quien los come tres meses después de dicha fecha.

La primera persona evidentemente lo está haciendo mal, ya que podría consumirlo perfectamente, pero, ¿y la segunda?

No hay una respuesta clara, no puedo deciros que se puede consumir al cabo de 15 días o de 3 meses, porque mentiría. Pero sí es cierto que suele ser el tiempo aproximado. Así que vamos a tener que usar el sentido común y, como os decía, comprobar el estado del alimento antes de consumirlo.

➡️ Sociedad

Más noticias: