Montaje con un plano corto de Oriol Junqueras con cara de lamentación y otro de Sílvia Orriols sonriendo ligeramente
POLÍTICA

Rebelión en ERC por las negociaciones de unos concejales con Aliança Catalana

Esquerra inicia los trámites para expulsar a los responsables del partido en Ribera d'Ondara, que defienden su postura. El problema puede ir a más si se concreta la purga de Oriol Junqueras

En menos de un año, Aliança Catalana (AC) se ha convertido en un dolor de cabeza para ERC. Primero, la formación independentista conservadora les quitó la posibilidad de gobernar en Ripoll tras el fracasado intento de los republicanos de hacer un Frankenstein local con PSC, Junts y la CUP. Después, el auge del partido de Sílvia Orriols ha roto el oligopolio que mantenian los de Oriol Junqueras, junto a Junts y la CUP, dento del independentismo institucional. Y ahora, son las negociaciones entre AC y ERC en la pequeña localidad de Ribera d'Ondara las que hacen tambalear a la formación procesista, llegando incluso a provocar un cisma dentro del partido.

Esta semana se ha conocido que los concejales de Esquerra de esta pequeña localidad de la Segarra, de 456 habitantes, estaban negociando con Aliança Catalana una moción de censura contra el alcalde del PSC. La respuesta de la dirección del partido de Oriol Junqueras fue clara: amenazar con la expulsión a los concejales que habían iniciado conversación con AC.

ERC ha impuesto la política de aplicar un cordón sanitario al partido de Sílvia Orriols -aunque a veces se lo salten incluso algunos consellers del Govern- y si tienen que hacer una purga a quien no cumpla órdenes, pues lo hacen. Lo que no se esperaba la cúpula republicana es una rebelión interna por esta forma de gobernar el partido. "Nosotros estamos aquí para mirar por el pueblo y si tenemos la posibilidad de echar a este alcalde que mucha gente ya no quiere, pues quizás lo haremos. Si nos expulsan, pues nos expulsan", asegura en TV3 la portavoz republicana en Ribera d'Ondara, Elisabet Jové.

Ante esta situación, Esquerra ya ha iniciado los trámites para expulsarla, ya que es la única militante formal del partido en la localidad. El proceso se ha iniciado con una suspensión de militancia y, probablemente, acabará con la expulsión de Jové, algo que confirmaría la purga interna en ERC por parte de la dirección.

El problema que se puede encontrar encima de la mesa Oriol Junqueras es un malestar creciente en la sección comarcal del partido en la Segarra. Según ha podido saber E-Notícies, no han gustado nada las ingerencias de la cúpula de Barcelona a las dinámicas políticas locales. Varios de los militantes comarcales no acaban de entender esta posición contundente contra una concejala que solo busca lo mejor para Ribera d'Ondara y sus ciudadanos.

No sé sabe hasta dónde llegará esta batalla interna dentro de ERC, pero lo que está claro es que Aliança Catalana ha generado otro dolor de cabeza a la cúpula de los republicanos. No es de extrañar que los procesistas sigan con su campaña de acoso y derribo contra Sílvia Orriols y su partido.