Plano medio corto de Aina Vidal, número 1 de Sumar En Comú Podem en Barcelona
POLÍTICA

Los Comuns redoblan los ataques a Podemos por su votación en el Congreso

Podemos se defiende atacando y eso le pasa factura: se le acumulan las críticas desde los partidos de izquierda

Junts y Podemos tienen una estrategia idéntica: ante el riesgo de ser irrelevantes, necesitan hacer algo y rápido. Junts intenta erigirse como el único defensor de Cataluña y Podemos como el único partido de izquierdas. Algo difícil de sostener tras votar en contra del aumento  del subsidio de desempleo: Sumar se lo ha reprochado y ahora también los Comuns.

Podemos sigue el camino de Pablo Iglesias

Igual que Junts, lo de Podemos viene de largo. En un momento dado, aúpan a una figura desconocida como Yolanda Díaz que acaba formando un partido. Y como los partidos son depredadores, Pablo Iglesias se encontró con que Sumar les estaba devorando.

A partir de aquí, todo se derivó en dos tiempos. Primero, Podemos se quedó sin entrar en el Gobierno y se vio aglutinado en la marca Sumar, algo que presagiaba el fin del partido. Segundo, los morados debatieron si ir por libre o no: al final, decidieron que sí y Pablo Iglesias salió a decir lo evidente.

En esencia: que si Podemos va por libre, entonces tendrá que torpedear al Gobierno. De lo contrario, no habría habido ninguna diferencia con quedarse dentro de Sumar. El objetivo es el habitual dentro del imaginario progresista: reivindicarse como la izquierda de verdad, la auténtica.

No es fácil vender la idea de la pureza

Ahora mismo, nadie saca a Podemos del cuadro de haber votado junto con PP y VOX. Esto lo están aprovechando desde Sumar, sus altavoces mediáticos y, ahora también, desde los Comuns. La diputada Aina Vidal ha publicado este mensaje, idéntico en el fondo y en la forma a todos los demás:

Y esto, en resumen, es en lo que va a consistir la guerra en “la izquierda a la izquierda del PSOE”. La estrategia comunicativa de Podemos pasa por justificar que votan en contra porque las medidas no es que no sean sociales, es que no son lo suficientemente sociales. Algo difícil de vender y que le pone en bandeja la respuesta a Sumar: votáis lo mismo que la derecha.

Por otra parte, la guerra tiene varios frentes. El último, el de Galicia, donde Pablo Iglesias pidió expresamente el voto para el BNG con el fin de hundir a Sumar. Sea como fuere, esta táctica se mostrará acertada o no dentro de poco, con las elecciones europeas del próximo junio.