Primer plano del político de ERC, Pere Aragonès, de perfil en la sala de prensa del palacio de la Generalitat
POLÍTICA

El Govern evita confirmar si Pere Aragonès se presentará a la reelección

Desde la Generalitat descartan un adelanto de las elecciones y no confirman si Pere Aragonès optará otra vez a la presidencia

La ley de amnistía puede afectar a los planes electorales del actual gobierno de la Generalitat y, en fin, de los partidos catalanes. Porque, una vez amnistiados, Puigdemont y Junqueras podrían volver a Cataluña y formar parte de la carrera hacia el Govern. Esto, para el presidente Aragonès, puede representar un problema: la lucha interna con Junqueras.

La intención del presidente Aragonès: agotar la legislatura

Como explicábamos desde e-notícies, cabía la posibilidad de que las elecciones catalanas llegaran antes de lo pensado. En teoría - y así lo han manifestado varias veces desde el Govern -, la intención del presidente era apurar el mandato. Es decir, que las elecciones serían cuando toca: dentro de 15 meses, en febrero de 2025.

Y es que, en lo relativo a la estabilidad del gobierno de Aragonès, ocurre que solo disponen de 33 diputados en un parlamento de 135. Lo cual, traducido en alianzas entre partidos, significa que ERC tiene un gobierno porque se lo aguanta el PSC. Y, a su vez, ERC aguanta al PSOE en Madrid.

Salvador Illa, en un segundo plano, mira atentamente a Pere Aragonès, en primer plano, mientras este habla desde su escaño en el Parlament

Aún y dejando esto al margen, hay otra razón para que el presidente Aragonès quiera apurar su mandato. Y esta razón no es otra que el hecho de que los republicanos llevan encadenando fracasos electorales desde 2021. Y si a esto se le añade que las encuestas sonríen a Salvador Illa, resulta comprensible que el presidente Aragonès necesite aguantar.

Los cambios electorales que trae la amnistía

Pedro Sánchez ha sacado al terreno de juego al expresidente Puigdemont y a Oriol Junqueras. Y este último implica un problema para Aragonès en la medida en que Junqueras no descarta ser el candidato de ERC a la Generalitat. Pero si Aragonès adelantara las elecciones - máxime si el PSC no aprueba los presupuestos -, tal vez la ley de amnistía no llegara a tiempo para salvar a Junqueras.

En suma, que esta hipótesis daría vía libre al presidente Aragonès por incomparecencia de los adversarios. Algo que, más allá de la unidad de su partido, sería una jugada maestra desde un punto de vista netamente electoral. Sobre todo esto, hemos preguntado a la portavoz Patrícia Plaja, que con mucha claridad ha dicho que no pretenden adelantar las elecciones.

Patrícia Plaja: "Por mucho que pregunten, las elecciones no se adelantarán"

‘En febrero de 2025 es cuando habrá elecciones’, ha dicho la portavoz: esto, pues, queda claro. Lo que no han confirmado es si Aragonès se presentará o no a las elecciones, con independencia de cuando se celebren. Así que, por ahora, y a menos que desde el interior de ERC digan algo, no es seguro el futuro del presidente.