Primer plano de Joan Canadell y una imagen de los disturbios de Urquinana con un contenedor en llamas y varios Mossos, de fondo
POLÍTICA

Junts advierte que 'es probable' que vuelvan los 'altercados y cortes de carretera'

Joan Canadell apunta a un escenario de radicalización del independentismo

Joan Canadell, expresidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, ya tiene su retrato al óleo colgando de la institución. Así lo marca la tradición, y él mismo se ha encargado de descubrir la pintura. Lo ha hecho rodeado de personalidades del mundo independentista, aprovechando para lanzar un sorprendente mensaje.

Joan Canadell, exdiputado y figura destacada dentro de Junts, ha pedido prepararse para “un escenario de altercados y cortes de carretera”. Se refería a un “probable” regreso a otros contextos de conflictividad social. Por ejemplo tras el referéndum en octubre de 2017, o tras la sentencia del procés en octubre de 2019.  

Imagen del político Joan Canadell, de Junts per Catalunya

Canadell, que en su retrato luce un lazo amarillo, ha afirmado que se hizo independentista “en el segundo mandato de José María Aznar”. También asegura que votó a ERC, pero que abandonó el partido porque "pensaba que querían la independencia".

Joan Canadell y su candidatura radical

El acto ha tenido lugar en plena batalla electoral para presidir la institución. Joan Canadell lideró la candidatura independentista que ganó los últimos comicios.

'Eines de País', la candidatura independentista de Canadell, se enfrenta a la propuesta “de orden” que encabeza Josep Santacreu. El de Junts está apoyado por el sector soberanista que quiere democratizar la institución. En cambio, Santacreu está respaldado por las grandes corporaciones y las patronales.

Joan Canadell ha dicho “en una Cataluña independiente” la Cambra tiene que ser un espacio soberanista que integre a todo el tejido económico. Entre otras cosas, ha recordado que prometió no hablar nunca en castellano en las ruedas de prensa.

Conflictividad social

Ahora, el exdiputado de Junts vuelve a atizar el fuego del independentismo radical con invitaciones a la conflictividad social. Sus soflamas llegan en un momento de nueva radicalización de las bases independentistas. Cada vez más lejos de las cúpulas de los partidos independentistas, sus militantes llaman a convertir las próximas elecciones generales en un acto de desobediencia civil masiva.

Montaje fotográfico con un mòvil en primer plano y unos activistas independentistas quemando los carteles de ERC, CUP y Junts

La situación más complicada se vivió entre el 14 de octubre y el 20 de noviembre de 2019. Las protestas estuvieron lideradas por entidades como Assemblea Nacional Catalana (ANC), Tsunami Democrátic y Òmnium Cultural. 

Los altercados crecieron en violencia e intensidad, con cortes de carreteras y vías ferroviarias. El aeropuerto de Barcelona-El Prat fue colapsado por miles de manifestantes y hubo barricadas y enfrentamientos con la policía en el centro de Barcelona.