Primer plano de Oriol Junqueras mirando al suelo con cara de circunstancias

POLÍTICA

El significativo silencio de Oriol Junqueras y las elecciones

Junqueras no dice nada sobre la cada vez más morbosa cuestión de si le disputará la reelección al presidente Aragonès

La portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, evitó confirmar a e-notícies si Aragonès tenía pensado presentarse a la reelección como presidente. El  fantasma de Junqueras recorre el palacio de la Generalitat y, sobre todo, el partido. Por ahora, el mártir de ERC guarda un elocuente silencio sobre el asunto: y esto ya deja de ser tabú en los medios.

Junqueras calla y Aragonès también

Hace ya un mes que e-notícies habla sobre que algo está pasando en ERC. El motivo para hacerlo era evidente: la ley de amnistía, es decir, la vuelta de Junqueras al espectáculo. Incluso Toni Soler lo dejó caer en sus columnas del ARA, diciendo que había dudas ‘sobre la candidatura de Aragonès’.

El mapa del campo de batalla es este: Aragonès tenía una posición elevada porque Junqueras estaba fuera de juego y que ahora puede perder. Porque, con la amnistía en marcha, el inquilino de la Generalitat empieza a oír los tambores de su rival. Por su parte, Junqueras habla sin decir nada, o sea, que quiere volver al ruedo sin dar pistas de cuándo lo hará.

Montaje con los líderes de ERC Oriol Junqueras y Pere Aragonès

Y es que a Aragonès le pintan bastos. Su impacto mediático es escaso, fue designado por el dedo encarcelado de Junqueras y no tiene el sello con denominación de origen de mártir. Con todo esto, la posibilidad de que su partido le hiciera la cama era muy alta: pero la fortuna le puso un arma en la mano al molt honorable.

La Generalitat asegura que no adelantarán las elecciones

El arma no es otra que adelantar las elecciones: si lo hiciera, el presidente podría apurar la ventaja estratégica que le da la inhabilitación a Junqueras. Pero esta operación no es fácil porque es demasiado evidente y, por ahora, aseguran que las elecciones serán cuando toque. Hace falta un pretexto que justifique el adelanto y eso no es otro que los presupuestos.

Sin presupuestos, el presidente Aragonès tendría la excusa perfecta para adelantar las elecciones. Bastan algunos informes negativos sobre el Hard Rock y que el PSC deje de ser simpático para que los altavoces de ERC empiecen a hablar del tema. Pero la situación ideal sería que la amnistía se demorara tanto que no hiciera ni falta ni adelantar las elecciones.

Salvador Illa, en un segundo plano, mira atentamente a Pere Aragonès, en primer plano, mientras este habla desde su escaño en el Parlament

En resumen, que Pere Aragonès tiene que pensar bien la jugada. Pero los que ya empiezan a comentarla son los medios: hoy mismo, por ejemplo, la subdirectora de La Vanguardia abría el melón de manera oficial. Y lo hacía en un artículo con uno de esos títulos jesuíticos que caracterizan a La Vanguardia: ‘Puigdemont y Junqueras ¿candidatos?’.

El caso es que la maniobra está demasiado a la vista como para ignorarla. Así, es de esperar que, poco a poco, se le vayan planteando preguntas sobre este asunto al actual Govern. Si hay suerte, empezarán a responderlas. 

➡️ Política

Más noticias: