Montaje con un plano medio corto de Mohamed VI y un plano medio de Pedro Sánchez con una bandera de Marruecos de fondo

POLÍTICA

La inteligencia española avisa de una nueva provocación de Marruecos

El Ministerio del Interior dice desconocer que Marruecos haya pedido permiso para instalar un sistema de antenas en la frontera

Según ha podido saber El Español, Marruecos ha instalado un sistema de escuchas en la zona neutral de la frontera con Melilla. El objetivo de estos sistemas es intervenir las comunicaciones y Marruecos alega que se trata de un sistema de comunicaciones interno. Esto se añade a la enigmática sumisión que viene presentado el Gobierno del presidente Sánchez hacia Marruecos.

Captar comunicaciones a larga distancia

"Son antenas de dos metros o más que tienen mucho alcance. Su objetivo es captar frecuencias. Está en terreno español. Se trata de control o intervención de comunicaciones". Así explicaba una fuente de inteligencia a El Español en qué consiste la nueva instalación de Marruecos.

La instalación - que permite captar comunicaciones muy distantes - se despliega en una zona conflictiva de la frontera. Se trata de un terreno teóricamente neutral que, a todos los efectos, controla Marruecos. La justificación para la presencia de militares marroquíes en esa zona es la de controlar la inmigración.

El Ministerio Interior dice desconocer que Marruecos haya informado o pedido permiso para instalar esas antenas. Pero fuentes militares de la Comandancia Militar de Melilla aseguran que están al tanto de la maniobra. Por su parte, Marruecos señala que se trata de un sistema de comunicación de uso interno.

El enigma del Sánchez con Marruecos

Esta situación llega después del giro histórico que el Gobierno de Sánchez hizo con Marruecos. Empezó por el anuncio sorpresa de que España cambiaba su postura tradicional y pasaba a apoyar la solución marroquí para el Sáhara. Lo que desde entonces ha disparado las sospechas y las incógnitas es la actitud sumisa de España hacia el país vecino.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), y el rey de Marruecos, Mohamed VI (d), se saludan con motivo del primer viaje oficial de Sánchez de esta legislatura a Marruecos, a 21 de febrero de 2024, en Rabat

Además de toda clase de beneficios y concesiones, la semana pasada conocíamos el nuevo éxito de Marruecos sobre España. Y es que el Gobierno había decidido omitir al espionaje marroquí en su resumen de Seguridad Nacional de cada año. Algo que llevó a la prensa de Marruecos a sacar pecho.

A efectos prácticos, España ha exonerado a Marruecos de cualquier posibilidad de espionaje con Pegasus a Pedro Sánchez y a otras muchas figuras de la vida pública española. Algo que contrasta con lo que piensa Amnistía Internacional o lo que pensaba el propio Sánchez en 2021.

De hecho, Marruecos ha apelado precisamente al informe de Seguridad Nacional para demandar al periodista de El Confidencial, Ignacio Cembrero. La Asociación de la Prensa de Madrid ha mostrado su apoyo cerrado  a Cembrero. Han recordado que, en enero del 2023, el Parlamento Europeo denunció formalmente el hostigamiento de Marruecos a Cembrero por su labor periodística. Los únicos votos en contra de esta resolución de la Eurocámara fueron los diputados del Frente Nacional de Le Pen y los eurodiputados del PSOE.

➡️ Política

Más noticias: