Montaje con un primer plano de Sílvia Orriols de perfil riéndose y de fondo una imagen tomada desde un balcón de una concentración delante del ayuntamiento de Ripoll con unas decenas de personas

POLÍTICA

Inmigrantes se quejan de que Sílvia Orriols cumpla la ley con los empadronamientos

En un reportaje de Catalunya Ràdio, magrebíes y musulmanes critican que la alcaldesa de Ripoll quiera comprobar si realmente viven dónde dicen vivir

La polémica artificial creada por el cártel procesista respecto a la política de empadronamientos que está llevando a cabo Sílvia Orriols en Ripoll está llegando a unos niveles totalmente surrealistas. En un reportaje emitido por Els matins de Catalunya Ràdio, varios inmigrantes -principalmente magrebíes y musulmanes- se han quejado del protocolo que está siguiendo la líder de Aliança Catalana a la hora de empadronar nuevos ciudadanos en esta localidad de Gerona. Un protocolo que se ajusta a la legalidad y que, a día de hoy, nadie ha podido demostrar lo contrario.

“Crece el malestar en Ripoll por el control policial del empadronamiento”, afirma el presentador Ricard Ustrell, que factura casi dos millones de euros por hacer el programa matinal de Catalunya Ràdio. Y añaden que “el Ayuntamiento envía a agentes de la policía local a comprobar el domicilio de vecinos que han solicitado el padrón”, algo que ha hecho aumentar “la inquietud entre los vecinos de origen magrebí y musulmán”.

La radio pública catalana da voz a representantes de la comunidad musulmana, que dicen sentirse señalados por Sílvia Orriols y la acusan de “dejar a la comunidad sin salidas”. Catalunya Ràdio también explica que la alcaldesa dice que “esta fiscalización permite detectar casos de fraude y sobreocupación de inmuebles”, pero se quejan de que no “haya aportado datos sobre cuántas solicitudes irregulares se han identificado”.

En resumen, Sílvia Orriols lo que hace es aprovechar los tres meses que le permite la ley para comprobar la legalidad y veracidad de la información presentada por los vecinos que se quieren empadronar. Lo hace enviando a la policía local para determinar si los solicitantes del padrón viven realmente dónde dicen vivir. Se trata de un procedimiento que también permite la ley actual. 

De hecho, en el reportaje de Catalunya Ràdio acaban hablando con Montserrat Iglesias, directora de la Escuela de Prevención y Seguridad Integral, que les confirma que Sílvia Orriols no está cometiendo ningún delito. Solamente lo haría en el caso que se demostrara que este procedimiento solamente lo aplica con personas de ciertos orígenes. Un hecho que nadie ha podido demostrar.

Pasan los meses y sigue aumentando la presión de los medios públicos y subvencionados sobre una Sílvia Orriols que, con toda la información que se conoce a día de hoy, cumple estrictamente con la ley a la hora de empadronar nuevos habitantes en Ripoll.