Montaje de Ruben Wagensberg, Tania Verge, Pilar,Vallugera, DIana Riba, Raul ROmeva y Najar Driouech

POLÍTICA

El ejército woke de ERC: de Ruben Wagensberg a Tània Verge

Son guardianes de las escencias más puras del pensamiento ortodoxo

ERC ha abrazado con más entusiasmo que nadie en Cataluña la promoción de las ideas woke. Lo ha hecho por descontado desde su posición de fuerza en el Govern de la Generalitat y a través de los medios públicos de comunicación como TV3. Pero también, siempre que tiene ocasión, desde allí donde tiene voz, como el Congreso de los Diputados y el Parlamento Europeo.

La ideología trans, el volem acollir, el cambio climático, el lenguaje inclusivo, el animalismo. Cualquier bandera es buena para empuñar en estos tiempos donde las causas perdidas de las minorías son el altavoz de la modernidad. En Cataluña, ERC se ha convertido en el guardián de las esencias de la nueva izquierda (con permiso de la CUP).

Para ello dispone de un ejército de activistas que marcan el rumbo de las nuevas modas y la ortodoxia ideológica. No solo sientan cátedra de lo que está bien y lo que está mal, sino que también fiscalizan a quienes osen ir a la contra. Desde Ruben Wagensberg a Tània Verge, ellos son el ejército woke de ERC.

Activistas al servicio del partido

Ruben Wagensberg se dio a conocer como organizador de la multitudinaria manifestación a favor de la acogida de refugiados, en febrero de 2017, en Barcelona. Unos meses después entró en las listas de ERC y fue elegido diputado en el Parlament. Desde entonces, ha sido una de las apuestas del partido por promocionar el activismo social.

Plano medio de Ruben Wagensberg sentado en su escaño del Parlament riendo y mirando a cámara

Wagensberg forma parte del ecosistema progre-indepe que estos últimos años ha visto crecer personajes como Jordi Cuixart (Òmnium Cultural) y Òscar Camps (Open Arms). ERC aprovechó el tirón que tuvieron estos líderes sociales durante el Procés. Cuando su ímpetu fue a más, le dieron un puesto en la Mesa del Parlament para que no molestara demasiado.

La acusación de terrorismo y su instalación en Suiza han despertado la solidaridad de toda clase de oenegés y defensores de los derechos humanos. Aunque la alta política le desvió ligeramente del camino, nunca perdió la conexión con organizaciones como Casa Nostra, Casa Vostra o el sindicato de manteros. Ni dejó de promover sus causas, sobre todo en el ámbito de la acogida de refugiados.

Romeva-Riba, progres en Bruselas

Un caso parecido es el de Raül Romeva, con una larga trayectoria en el activismo social y que supo acomodarse en el ecosistema del procesismo progre. Durante los años noventa ocupó varios cargos en asociaciones supranacionales como la UNESCO, Intermón Oxfam, la Escuela de Paz, la OSCE y las Naciones Unidas. Por si fuera poco, su afición al mundo marino le llevó a vincularse también al movimiento ecologista Greenpeace.

Además de las relaciones internacionales y los derechos humanos, su vocación política le llevó a ocupar altos cargos en Iniciativa per Catalunya Verds (ICV). Fue eurodiputado de los verdes, y se significó en la lucha contra el tráfico de armas. Su idilio se rompió en 2015, cuando se subió al carro del Procés, y como conseller d’Acció Exterior (2016-2017) asumió la encomiable misión de internacionalizar la causa.

Pese a ser indultado en 2019, tras su paso por la cárcel, Romeva sigue inhabilitado y esto le obliga a mantenerse en un segundo plano. Su relevo lo cogió su pareja Diana Riba, que en 2019 encabezó las listas de ERC en las europeas, y lo hará también este 2024. En su currículum consta que es “activista en defensa de los derechos civiles”, con lo que ERC tiene la cubierta la cuota woke en Europa.

Tània y la ideología de género

Pero si hablamos de ejército woke en ERC tenemos que mencionar a Tània Verge, el ariete ultrafeminista en el Govern. Como consellera de Igualtat i Feminismes ha llevado a cabo todos los delirios imaginables del buenismo. Desde la campaña de acoso a Najat El Hachmi, hasta aprobar el burkini en las piscinas y recomendar la educación sexoafectiva en niños de 0 a 3 años.

Primer plano de Tània Verge con cara de sorprendida

Admiradora declarada de Irene Montero, es evidente que Tània ha intentado importar a Cataluña el modelo de la exministra de Igualdad. Pero el ímpetu le ha llevado a dar una voltereta mortal y querer superar incluso a la propia Montero. La nueva Ley Trans que prepara va más allá que la estatal en las concesiones a personas no binarias.

Tània no está sola en semejante empresa, y cuenta con el apoyo dentro del partido de otras significadas abanderadas del feminismo radical. Como Jenn Díaz, la diputada que aspira algún día a relevar a Tània para seguir con su agenda. Pese a sus encomiables esfuerzos, las agresiones sexuales y los feminicidios crecen en Cataluña, y el feminismo acusa a la conselleria de preocuparse de chorradas y olvidarse de proteger a las mujeres.

Najat, la cuota inmigrante en el Parlament

Si una pata de la batalla cultural es la ideología de género, la otra es la inmigración. Nadie como Najat Driouech, la cuota de inmigración de ERC en el Parlament de Catalunya, para ocuparse de esta batalla. El auge de Aliança Catalana y Sílvia Orriols han relanzado el protagonismo de la diputada musulmana de Esquerra.

Así es como Driouech se ha convertido en secretaria de Drets Socials y portavoz no oficial de ERC de la causa antirracista. Hace apenas unos días felicitaba un reportaje del Diari Ara con datos selectivos y tendenciosos sobre la realidad de la inmigración a Cataluña. Siempre que puede, no pierde la ocasión de atizar a Sílvia Orriols, su archienemiga.

Pero no solo el tema de la inmigración, Najat abraza cualquier causa woke que proclame su partido. No solo arremetió contra la escritora Najat El Hachmi por defender los derechos de las mujeres, sino que acusó una feminista de transfobia. También llamó machistas a los de Vox mientras llevaba el hiyab (velo islámico) en la tribuna de oradores.

Pilar Vallugera, la diputada de moda

El ejército woke de ERC tiene en Pilar Vallugera a su lugarteniente en el Congreso de los Diputados. Ahora que Gabriel Rufián está de capa caída, la diputada se ha convertido en su digna sucesora en la vehemente defensa de la izquierda más radical. No en vano está detrás de las leyes más polémicas de la anterior legislatura.

Como responsable de Esquerra en el área de Justicia del Congreso, fue una de las grandes artífices de la ‘ley del sí es sí’ y la ley de la vivienda. Pilar es conocida por su intensidad a la hora de expresar sus ideas. Dijo que si gobernaban PP-Vox tendría que volver a Londres a abortar, y que hay que acatar a la gente que se ha comprado un piso.