Primer plano de Sílvia Orriols con la bandera catalana de fondo

POLÍTICA

El establishment culpa ahora a Sílvia Orriols de fomentar un 'mercado negro'

Los medios subvencionados siguen alimentando la polémica respecto a la legal política de empadronamiento de la alcaldesa de Ripoll

Es evidente que Sílvia Orriols no es simplemente la alcaldesa de Ripoll. A falta de -como mucho- un año para las elecciones catalanas, la líder de Aliança Catalana se ha convertido en una amenaza para el establishment en Cataluña a juzgar por la campaña que han iniciado varios medios subvencionados contra ella y su política de empadronamiento. Una política de empadronamiento que no solo cumple con la ley, sino que también aplican otros municipios gobernados por ERC, Junts o PSC.

Diari ARA, TV3, NacióDigital, entre otros, llevan días señalando a Sílvia Orriols y sus políticas mientras le aplican un cordón sanitario informativo que impide a la edil dar su versión. El medio que recientemente más ha redoblado sus ataques contra ella ha sido El Periódico. Lleva días hablando de la legal política de empadronamiento de Orriols. Incluso su directora adjunta, Gemma Martínez, llegó a escribir un artículo en el que pedía "menos alcaldesa de Ripoll y más Morad", criticando a la líder de Aliança Catalana mientras elogiaba el controvertido cantante de L'Hospitalet, que tiene varias causas judiciales abiertas.

Ahora culpa a Sílvia Orriols de fomentar un 'mercado negro'

El último capítulo de la campaña contra Sílvia Orriols ha sido la noticia publicada este martes por El Periódico. Este medio, que el año pasado se llevó 642 000 euros de dinero público gracias a las generosas subvenciones concedidas por la Generalitat, acusa ahora a la Orriols de fomentar un "mercado negro" de padrones. "Las trabas de la alcaldesa alientan el mercado negro", titula el diario.

El cuerpo de la noticia sigue el mismo patrón que las últimas informaciones publicadas sobre esta cuestión. Al ser completamente legal lo que está haciendo Orriols -revisar a fondo las solicitudes dentro del plazo de tres meses que le permite la ley-, optan por dar voz a vecinos afectados para provocar la empatía del lector hacia unos ciudadanos que, si son víctimas de alguien, en cualquier caso lo serían de la ley y de las mafias.

La pieza expone que una madre recién llegada ha recibido una oferta de una mafia para empadronarse ella y a sus hijos a un precio de 200 euros por persona. Eso sí, en la parte final de la noticia explica que estas mafias operan desde hace años en Cataluña. Y lo hacen en muchos municipios, incluida Barcelona. De este modo, la prensa subvencionada sigue su campaña contra una cargo electa por hacer cumplir la ley, acusándola de algo que también sucede en otras localidades.