Montaje de Iñaki Urdangarin sonriendo, la infanta Cristina seria y un documento firmado con una cruz roja

GENTE

Iñaki Urdangarin se niega a firmar un documento que haría feliz a la infanta Cristina

Iñaki Urdangarin no se pone de acuerdo con la madre de sus hijos

iñaki Urdangarin y la infanta Cristina llevan meses intentando llegar a un acuerdo para sellar su divorcio. La pareja, que anunció en enero del año pasado "de común acuerdo, interrumpir su relación matrimonial", parece que por el momento no son capaces de resolver ciertas diferencias. Ahora han salido a la luz los motivos por los que Iñaki Urdangarin no quiere firmar el documento cuando todo apuntaba ya a que la firma sería inminente.

Eran muchos los que aseguraban que el divorcio llegaría cuando Irene, la benjamina de los exduques de Palma, alcanzara la mayoría de edad. Sin embargo, ya han pasado seis meses y, legalmente, la hija del emérito sigue casada. La noticia llegaba hace pocas semanas, cuando se comentó que la infanta había paralizado los trámites de cara a impedir los planes de boda de Iñaki Urdangarin con Ainhoa Armentia.

Iñaki Urdangarin no da, por el momento, su brazo a torcer

"Ha echado el freno al acuerdo de divorcio", aseguraba la periodista Pilar Eyre apuntando a razones emocionales como las causantes de este desacuerdo. No obstante, serían en concreto dos puntos que estarían dilatando las negociaciones, según fuentes consultadas por Vanitatis. Cuestiones materiales que ambos querrían dejar bien cerradas para evitar más adelante otro tipo de enfrentamientos.

Al parecer es el piso de Bidart, una propiedad que tenían todavía en común Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, el escollo más importante. Un sencillo apartamento que se encuentra en el País Vasco francés, en la región de Nueva Aquitania y que poseían al 50%. La vivienda, que está próxima a la playa, era el lugar en el que coincidían en verano para disfrutar juntos cerca de la familia.

Precisamente en esa localidad es donde se tomaron las primeras imágenes de Iñaki paseando junto a su nueva pareja, Ainhoa Armentia, mientras la infanta Cristina permanecía en Suiza. Unas fotografías que ocuparon numerosas portadas de revistas y titulares en todos los medios de comunicación.

Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia paseando juntos por la calle
Las primeras imágenes publicadas de Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia fueron tomadas en Bidart | Europa Press

Pero, además, otro de los puntos de fricción serían los regalos que recibieron cuando aún eran pareja. En concreto, se trata de objetos de valor que Cristina e Iñaki disfrutaron durante el tiempo que estuvieron juntos. Ahora deben resolver qué hacer con ellos, repartirlos o venderlos y concretar después también cómo realizar el reparto de dichas ganancias.

En suma, obstáculos que están provocando que por el momento no haya fecha de la firma. Podría ser que Urdangarin no quisiera deshacerse de la propiedad para así poder disfrutarla. Con todo, se comentó desde un principio que no había prisa y que por encima de todo estaría el bienestar de los cuatro hijos de Iñaki y Cristina.

Habrá que esperar para saber qué sucede finalmente con el piso de Bidart

"Si hace falta firmar más tarde, se firma más tarde, lo importante es que el acuerdo está pactado y no hay vuelta atrás", señalan fuentes consultadas por Vanitatis. A falta de resolver qué harán con estos temas pendientes, se sabe que la ciudad donde tendrá lugar la firma es Barcelona, donde se casaron. Las disposiciones generales de su matrimonio se encuentran reguladas por el Código Civil catalán, donde se impone la separación de bienes.

Montaje de la infanta Cristina seria con una coleta e Iñaki Urdangarin serio
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina no han firmado todavía el acuerdo de divorcio | es.e-noticies.cat, GTRES

En lo que sí están de acuerdo es en la intención de ambos de dejar de estar en el foco mediático. El divorcio es un asunto que genera gran interés. Así, según las citadas fuentes: "No sabrá nadie cuándo han firmado hasta que haya pasado un tiempo, porque no quieren estar siempre en los medios, quieren vivir tranquilos", apuntan desde Vanitatis.