Fotomontaje con una imagen de fondo de Cabacés y a frente una bandera-mapa de Cataluña tachada

ACTUALIDAD

El desconocido pueblo de Cataluña que aún hoy en día mantiene su nombre en español

Se trata del único pueblo catalán que conserva su nombre en castellano

En la vasta y diversa geografía de Cataluña, donde cada rincón está impregnado de historia y tradición, hay un pequeño pueblo que destaca no solo por su belleza, sino también por una curiosa particularidad: su nombre oficial sigue siendo en castellano.

Este pueblo es Cabacés, ubicado en la comarca del Priorat, en la provincia de Tarragona. Pero, ¿por qué mantiene este nombre y qué historia hay detrás?

Cabacés: un nombre con historia

El nombre de Cabacés tiene sus raíces en la época del franquismo. Durante la dictadura de Franco, muchos nombres de pueblos en Cataluña fueron castellanizados como parte de una política de unificación lingüística.

Así, Cabassers, el nombre original en catalán, fue modificado a Cabacés. Este cambio se realizó oficialmente en 1868 por el Instituto Geográfico y Estadístico, aunque el uso del término castellanizado se consolidó definitivamente durante el franquismo​.

¿Por qué no ha cambiado de nombre?

A diferencia de muchos otros pueblos catalanes que recuperaron sus nombres originales después de la caída del régimen franquista, Cabacés ha mantenido su nombre en castellano.

Este hecho es una rareza, dado que la mayoría de los municipios catalanes revertieron los cambios y volvieron a sus nombres en catalán tras la transición a la democracia.

La persistencia del nombre Cabacés podría atribuirse a diversas razones, desde la burocracia y la falta de iniciativa local, hasta el simple hecho de que la comunidad se ha acostumbrado a este nombre.

Cabacés se encuentra en la comarca del Priorat, una región conocida por sus impresionantes paisajes y su producción de vino. Situado en un entorno natural privilegiado, el pueblo ofrece una experiencia auténtica del rural catalán.

Sus calles empedradas, las casas de piedra y la tranquilidad de sus alrededores hacen de Cabacés un lugar perfecto para desconectar y disfrutar de la naturaleza.

La lucha por recuperar su nombre

El Institut d'Estudis Catalans (IEC) y diversas entidades culturales han abogado por la recuperación del nombre original, Cabassers. Argumentan que restituir el nombre catalán no solo es un acto de justicia histórica, sino también un paso importante para preservar la identidad y el patrimonio cultural de la región. A pesar de estos esfuerzos, el cambio oficial aún no se ha materializado, y el nombre castellanizado sigue siendo el utilizado en documentos oficiales y señales​.

Cabacés no es solo un caso curioso por su nombre, sino también un destino lleno de encanto. Los visitantes pueden explorar sus alrededores, disfrutar de catas de vinos locales y perderse en la belleza de sus paisajes. Además, su situación en el Priorat lo convierte en un punto de partida ideal para descubrir otras joyas de la comarca.

Cabacés es un ejemplo fascinante de cómo la historia y la política pueden influir en la toponimia de un lugar. Aunque su nombre oficial sigue siendo en castellano, la identidad catalana de Cabacés está presente en cada rincón del pueblo, esperando ser redescubierta y apreciada por todos aquellos que lo visitan.

➡️ Actualidad

Más noticias: