Imagen de dos hombres sobre un fondo negro. Uno de ellos es Marc Ribas

TELEVISIÓN

El restaurante de Barcelona que ha cerrado tras hacerlo muy mal en ‘Joc de Cartes’

‘Joc de Cartes’ puso la peor nota de toda la historia del programa a este restaurante

El restaurante Can Miserias, ubicado en la calle Comte Borrell número 106 de Barcelona, ha decidido cerrar temporalmente sus puertas. Todo sucedió después de participar en el programa de TV3, Joc de Cartes. En el formato, se evalúan restaurantes con proyectos culinarios similares en una determinada zona.

La decisión de cerrar se basa en la evaluación recibida, que fue la peor en la historia. Marc Ribas, presentador del programa, evaluó diversos aspectos del establecimiento Can Miserias, incluyendo la limpieza, la conservación de los alimentos y la calidad de los platos. Tras tener en cuenta estos elementos, sus competidores le otorgaron una puntuación de 3,1, mientras que Marc le asignó un 3,9.

[tweet]1694459513888444845[/tweet] 

Además, las redes sociales se llenaron de comentarios tras el capítulo y el local recibió una avalancha de críticas. Esta situación llevó a los dueños del restaurante barcelonés a tomar la drástica medida de cerrar sus puertas para reconsiderar y, posiblemente, replantear su negocio.

El dueño del local explicó su desastroso paso por Joc de Cartes

En una entrevista con Catalunya Ràdio, Oriol Vallet, dueño de Can Miserias, compartió sus reflexiones sobre su participación en el programa de TV3.

Vallet admitió que afrontar la aparición en TV3 fue un desafío considerable, especialmente en las 48 horas previas al evento, sintiéndose nervioso y ansioso. Reconoció que temía hacer el ridículo ante el público.

Àlex Comellas y Oriol Vallet, propietarios de 'Can Miserias' y concursantes de 'Juego de cartas' verano
Dueños del restaurante cerrado tras ‘Joc de Cartes’ | TV3

A pesar de su aprehensión, su hija lo persuadió para que viera el capítulo. Después de hacerlo, Vallet se sorprendió gratamente al darse cuenta de que, a pesar de sus limitaciones, había manejado la situación con autenticidad y nobleza.

El dueño subrayó la resiliencia del establecimiento. El ejemplo está en que si realmente lo hubieran hecho mal, no habrían resistido a desafíos como la pandemia y las obras en la calle. Tampoco habrían resistido las dificultades con el permiso para la terraza, que lleva luchando por obtener durante cinco años. 

Oriol Vallet respondió a la pregunta clave sobre el cierre temporal de Can Miserias. El propietario explicó que planean reabrir próximamente, aunque aprovecharán este tiempo para una preparación culinaria más sólida.

Solidaridad con el local cerrado tras Joc de Cartes

A pesar de la decisión de los propietarios de alejarse de los fogones tras la emisión del capítulo, numerosas personas han expresado su solidaridad de distintas formas.

Las reseñas de Google de su negocio se llenaron de comentarios positivos. Este gesto ha llevado a Can Miserias a experimentar un cambio en su valoración, pasando de un 3,9 sobre 5 a un 4,1. 

En redes sociales también recibieron comentarios de gente que consideraba que el programa no había sido justo con el restaurante barcelonés.