Hospital de Alta Resolución de Gaudix, en Granada
SUCESOS

Muere una niña de 13 años por una intoxicación de gas

La joven fue trasladada al Hospital de Alta Resolución de Guadix por sus familiares, aunque no pudieron salvarle la vida

Una niña de 13 años ha muerto por una posible intoxicación de gas butano en una casa cueva de Benalúa, Granada. Los hechos han tenido lugar en dicha localidad al norte de la provincia alrededor de las 7:30 h mientras la joven dormía.

La joven fue trasladada al Hospital de Alta Resolución de Guadix por sus familiares, donde intentaron reanimarla sin éxito. Según las primeras informaciones que se han conocido, ya habría llegado muerta al centro sanitario. Ha sido el hospital quien ha alertado del fallecimiento al 112 y, por lo tanto, se ha activado el protocolo judicial. 

El Centro Coordinador de Emergencias ha dado aviso inmediato de lo que estaba ocurriendo a la Policía Local y a la Guardia Civil, que se han hecho cargo de la investigación.

El cuerpo de la niña ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal de Granada, donde los forenses le realizarán la autopsia para determinar las causas del fallecimiento.

5 fallecidos en Jaén y Tarragona por inhalar monóxido de carbono

Otros hechos parecidos ocurrieron al inicio de año en Jaén y en Tarragona

En el caso de Jaén, ocurrió en el municipio de Linares a las 19:20 h. El 112 recibió un aviso de los bomberos sobre la apertura de puerta de un domicilio. Con esto se activaron la Policía Nacional, a la Local y al Centro de Emergencias Sanitarias. 

Los bomberos confirmaron que, al entrar en la casa, encontraron los cuerpos sin vida de una mujer de 42 años, su hija de 16 años y su pareja de 67 años. La causa fue la combustión de un brasero de picón.

Ante la tragedia, el martes 2 de enero el Ayuntamiento de Linares convocó un minuto de silencio en la puerta principal del Palacio Municipal, como señal de luto.

Por otro lado, en Tarragona una mujer de 65 años y un hombre de 74 fallecieron en su domicilio de Camarles por intoxicación al inhalar monóxido de carbono. La causa fue la mala combustión de una calefacción de gas butano. Según Mossos d’Esquadra y Bomberos de la Generalitat ambas personas fueron encontradas en la cama.

Bombonas de gas butano
Bombonas de gas butano | miodrag ignjatovic

Un gas peligroso

El monóxido de carbono es un gas sin olor ni color, pero muy peligroso, ya que una persona puede llegar a envenenarse al respirarlo y sin darse cuenta. Por ese motivo, muchas de las intoxicaciones de este tipo ocurren en los meses de inviernos en que se utilizan hornos, chimeneas o calentadores de gas con las ventanas cerradas.

Por lo tanto, es importante llevar a cabo un buen mantenimiento de los sistemas de calefacción que usen este combustible.