Guardia Civil con un ordenador con dos pantallas y una impresora al lado
SUCESOS

Agrede a su hija de seis meses y comparte las imágenes por internet

El hombre ataba a su hija, grababa las presuntas agresiones y, posteriormente, las difundía por internet

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 32 años en Madrid acusado de cometer repetidas agresiones sexuales contra su hija de seis meses y compartirlo en la Deep Web. El varón ataba y agredía a la menor, mientras la grababa para compartirlo en diferentes foros de pedófilos. Tras el registro de su domicilio, los agentes encontraron en su portátil todo el contenido por el que finalmente fue arrestado.

En ese momento, la pequeña fue puesta a salvo, protegiéndola de la situación. Su madre la reconoció en el vídeo en el que aparecía junto a su marido como presunto agresor. Por ello, el padre se encuentra en prisión preventiva hasta la celebración del juicio.

Esta investigación se ha llevado a cabo en el marco de la 13ª edición del Grupo de Trabajo de Identificación de Víctimas (VIDTF) de la Europol y ha contado con la participación de 33 expertos de 23 países diferentes. Además de esta detención, la operación condujo al arresto de otro presunto agresor y al rescate de tres víctimas menores.

Imagen de un agente de la Guardia Civil de espaldas
La Guardia Civil ya lo ha detenido | Guardia Civil

120 gigabytes de información pedófila

Fue un agente de la UCO, especializado en este tipo de casos, quien encontró circulando por diferentes foros de la Deep Web un vídeo en el que un hombre ataba y agredía sexualmente a un bebé de corta edad. Según detallan fuentes policiales, los especialistas se percataron de que en las grabaciones el varón hablaba español con un acento neutro, por lo que se dedujo que se trataba de un hombre de nacionalidad española. 

A medida que continuaba la investigación, los agentes determinaron que el agresor era un hombre de 32 años residente en la provincia de Madrid y que su víctima era su propia hija. Ambos fueron identificados gracias al uso de diversas herramientas técnicas, bases de datos policiales y fuentes abiertas.

En ese momento pusieron los hechos en conocimiento del juez, quien autorizó la entrada y registro del domicilio. Allí fue detenido de inmediato, poniendo a salvo al bebé que presuntamente había sido la víctima de varios delitos. En apenas 24 horas, los investigadores analizaron más de 120 gigabytes de información pedófila que el hombre almacenaba en el interior de su portátil y su teléfono móvil.

Entre ellos, localizaron cientos de archivos de explotación sexual de menores, entre los que aparecieron varios cometidos contra su propia hija. Esta información puso en evidencia que las agresiones se habían perpetuado en el tiempo y que comenzaron cuando el bebé tan solo tenía tres meses.

Asimismo, tras informar de los hechos a la madre de la menor, la mujer reconoció sin duda en las imágenes tanto a su hija, como a su marido. Además señaló que la habitación en la que había sido tomadas esas imágenes se encuentra en su domicilio actual.