Un trabajador en el laboratorio de la empresa farmacéutica Berlimed

SOCIEDAD

Muere un científico que estudiaba en Barcelona la enfermedad de las vacas locas

El científico español murió hace un año, pero hoy lo ha sabido el diario El País

El País se ha hecho eco de lo que le sucedió a un científico español hace un año en Barcelona. El investigador de la Universidad de Barcelona murió tras sufrir signos compatibles con la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, el equivalente humano a la enfermedad de las vacas locas. 

La enfermedad que presentaba dicho científico es una infección de carácter neurológico, contagiosa y letal. Según cuenta la universidad, el científico se encontraba estudiando esa enfermedad cuando se contagió. 

El investigador murió ocultando su diagnóstico

Hace tres meses, la Universidad de Barcelona abrió una investigación interna para analizar el origen de miles de muestras no autorizadas. Según ha informado El País, algunas de estas muestras, que tienen capacidad de infectar, se han encontrado en el congelado de su laboratorio. 

El científico, que también era bioquímico, trabajaba además en el Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (Barcelona) y en el consorcio público CIBER. Ambas entidades han abierto una investigación. 

El investigador fallecido se incorporó al laboratorio 4141 de la Universidad de Barcelona en 2018. Dos años más tarde, en 2020, empezó a encontrarse mal y pidió la baja laboral. Afectado por los síntomas de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, ocultó el diagnóstico hasta el momento de su muerte, a los 45 años. 

Por su parte, los compañeros de laboratorio del difunto, se muestran preocupados por si han podido estar expuestos al contagio sin saberlo. 

Material en la sala de criopreservación de células el Hospital Clínic
En un congelador encontraron miles de muestras no aurtorizadas | Europa Press

Un congelador escondía muestras de alto riesgo biológico

El catedrático Isidre Ferrer encontró, en diciembre de 2020, un congelador a menos ochenta grados en el que había muestras de líquido cefalorraquídeo de personas afectadas por Creutzfeldt-Jakob. 

En el congelador, se encontraron miles de muestras no autorizadas, tanto de personas como de animales. Además, desde el laboratorio aseguran que no estaban preparados para albergar esas muestras de alto riesgo biológico. 

Por ello, desde la Universidad de Barcelona se procedió al cierre de las instituciones de la Facultad de Medicina para su descontaminación. 

Creutzfeldt-Jakob, la enfermedad de las vacas locas en humanos

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es una infección neurodegenerativa que es el equivalente humano a la enfermedad de las vacas locas. 

Las patologías de esta enfermedad empiezan a manifestarse como una deterioración de la memoria. También presenta problemas de coordinación muscular como la rigidez o las contracciones musculares involuntarias. 

El enfermo puede quedarse ciego por la afectación de la enfermedad al cerebro o perder el control de los esfínteres. En los casos más letales, la enfermedad hace que la persona afectada caiga en coma y pueda morir. 

Su equivalente en animales, es decir, la enfermedad de las vacas locas, aterró a la población hace décadas, cuando algunas personas enfermaron al comer carne bovina infectada.