Montaje con varios quesos de fondo y una mujer con cara de estar pensando
SOCIEDAD

Soy nutricionista y te voy a decir qué quesos son los más saludables

Mucha gente ingiere queso de forma habitual, pero como en muchos otros productos, nos la cuelan por más de un sitio

El queso es el alimento favorito de muchas personas, tanto que lo intentan incluir en muchos platos de su día a día. Yo misma soy súper fan del queso y podría comerlo en cualquier momento del día, pero, ¿son todos los quesos igual de saludables?

Pues como ya imaginaréis, no, no todos los quesos son igual de saludables. Esta duda se me repite mucho en consulta con mis pacientes. "Me encanta el queso, me pierdo por el queso, pero tengo miedo que me engorde o de que el que esté comprando no sea saludable…"

¿Os lo habéis preguntado alguna vez? Pues muy posiblemente sí, así que vamos a ver cómo podemos elegir un buen queso.

Es importante fijarse en los ingredientes del queso

Dejemos de mirar tanto las calorías y empecemos a mirar más que hace que tenga unas calorías u otras. Sea el alimento que sea, es esencial mirar su lista de ingredientes. En este caso, ¿qué tiene que tener un queso?

Pues como base del queso, evidentemente encontramos la leche. Esta puede ser de distinto origen, es decir, de vaca, de cabra, de oveja… Posteriormente encontraremos el cuajo, los fermentos lácticos y puede que le añadan sal.

Fin. Esta es la lista de ingredientes básicos de un queso. A partir de ahí, podemos empezar a dudar de si es saludable o no.

No olvides mirar el contenido graso del queso

Habiéndonos asegurado de que los ingredientes son de calidad, vamos a mirar su contenido de grasa. Los que no tienen mucha cantidad de grasa serán los más saludables, ya que tendrán menos grasas saturadas y menos calorías.

¡Pero ojo! Con esto para nada me refiero a que nos decantemos por las opciones “light” o “bajas en grasa”, ya que a veces son incluso las peores opciones.

La grasa de un queso la encontramos de forma intrínseca, es decir, de forma natural, y no debemos de eliminarla. Necesitamos ingerir grasa para nuestro organismo, y la del queso puede ser una opción saludable.

En este caso, podemos decantarnos por quesos con más contenido en agua como los frescos, los tiernos o los semicurados. Otros con poco contenido en grasa son la mozzarella, el queso cottage o el queso feta.

Cuanto más curado sea un queso, más proporción de calorías tendrá, ya que tendrá más grasas. Por lo tanto, no nos dejemos llevar mirando solamente las calorías del queso y vamos a fijarnos en su lista de ingredientes y en su contenido graso.