Montaje con un plato con tres tostadas de aguacate, huevo duro y salmón y un círculo con un médico con un portapapeles y un bolígrafo en la mano

SOCIEDAD

Soy una experta en nutrición y te explico por qué deberías desayunar salado

Para los que elegís desayunar, os voy a contar como nutricionista por qué es mucho mejor optar por un desayuno salado

Como experta en nutrición, vengo a recordarte que el desayuno no es la comida más importante del día, simplemente es una más. Habrá quien necesite desayunar para sentirse con más energía, y es tan respetable como el que prefiera no comer nada hasta la hora de la comida.

Realmente recordemos que se llama des-ayuno, es decir, es el momento en el que rompes el ayuno nocturno, independientemente de la hora. Pues bien, si eres de los que opta por desayunar, vamos a ver cómo hacerlo correctamente, porque no vale con cualquier comida.

Típicamente en nuestro país podemos ver en cualquier sitio las dos opciones de desayuno: algo dulce como croissants, madalenas o cereales contra algo salado como unas tostadas con tomate y/o embutido o huevos o salmón.

Dejando de lado que estas opciones dulces que os digo van cargadas de azúcar y harinas refinadas, hay otro motivo por lo que no se aconseja un desayuno dulce, por mucho que provenga de alimentos saludables.

La mejor opción, como experta en nutrición: un desayuno salado

Pues bien, como os decía, si os apetece desayunar lo mejor siempre es desayunar salado, ya que nos aporta muchos más beneficios que un desayuno dulce.

Estos beneficios se dan, ya que si incluimos proteínas en el desayuno, cosa que difícilmente podremos hacer con un desayuno dulce, estas nos mantendrán saciados durante más tiempo. Además, con el desayuno salado evitaremos realizar picos de azúcar en sangre.

Este pico de azúcar que sí se da con un desayuno dulce, puede hacer que nuestros niveles de glucosa se desregulen, por lo que sintamos menos energía durante el día y más sensación de cansancio, además de hambre y antojos.

Es decir, un desayuno dulce nos aporta energía, pero esta no dura tanto como la de un desayuno salado. Para saber si lo estamos haciendo bien… la saciedad del desayuno debería de durarnos unas 3-4 horas.

Pero si seguimos prefiriendo el dulce, podemos optar por un lácteo, que nos aportará grasas saludables y proteína, unos cereales sin azúcar, fruta e incluso también frutos secos.

¿Qué debe de incluir tu desayuno salado?

Porque claro, un desayuno salado es mejor que uno dulce, pero lejos estaremos de ser sanos si usamos harinas refinadas o carnes procesadas. Por ello, como experta en nutrición te recuerdo que, para que un desayuno salado sea perfecto, debe de contener: 

  • Proteínas de calidad: huevo, salmón, queso, atún, embutido con suficiente porcentaje de carne…
  • Grasas saludables: aceite de oliva, aguacate, frutos secos…
  • Fibra: vegetales, carbohidratos de granos enteros…

10 ejemplos de desayunos salados y completos que te doy como nutricionista

  1. Tostadas de pan 100% integral con revuelto de huevo y aguacate
  2. Tostadas de pan 100% integral con aceite de oliva y atún y rúcula
  3. Tortitas de arroz o maíz con aguacate y salmón ahumado
  4. Tostadas de pan 100% integral con aceite de oliva, tomate y jamón serrano
  5. Tostadas de pan 100% integral con hummus de remolacha, aguacate y queso feta
  6. Crackers con queso fresco batido, aguacate, tomate cherry y semillas de amapola
  7. Sándwich vegetal con tomate, lechuga, atún, aguacate y huevo duro
  8. Tostadas de pan 100% integral con pavo, tomate, aguacate, huevo poché y semillas de lino
  9. Tostadas de pan 100% integral con queso cottage, salmón ahumado y pepino
  10. Tostadas de pan 100% integral con queso crema y pimientos asado
➡️ Sociedad

Más noticias: