Fotomontaje de las mesas de un restaurante de fondo y al frente dos redondas rojas con el logo de la Guía Michelin y el chef Jordi Vilà

SOCIEDAD

Un chef catalán desvela el lado oculto de la Guía Michelin y sus estrellas

El chef catalán Jordi Vilà se ha mostrado muy contundente y crítico con la Guía Michelin en una entrevista en Catalunya Ràdio

La polémica está servida. Este martes, 28 de noviembre, por la noche se entregan las estrellas Michelin en una gala que se celebrará en el Auditori Fòrum del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona.

Y es que, a pesar de la alegría que desprenden eventos como este, en las últimas horas se ha desvelado el lado más oculto de estos premios de la restauración.

El encargado ha sido el chef catalán Jordi Vilà, del restaurante Alkimia en Barcelona. En una entrevista en Catalunya Ràdio, el chef se ha mostrado más crítico y contundente con la Guía Michelin que nunca.

El chef Jordi Vilà desvela el lado oculto de la Guía Michelin

Jordi Vilà, chef del restaurante Alkimia, ha desvelado el lado más oculto de los premios del mundo de la restauración, la famosa Guía Michelin.

Y no lo ha hecho un día cualquiera. Este martes, 28 de noviembre, por la noche, se librarán las estrellas en una gala en el Auditori Fòrum del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona, que presentará Andreu Buenafuente.

El chef Jordi Vilà era invitado en 'El matí de Catalunya Ràdio' de Ricard Ustrell para hablar de la Guía Michelin. Una entrevista en la que revelaba los detalles más ocultos de estos galardones.

"Me entristece que la guía Michelin esté patrocinada por Macro", soltaba Jordi Vilà. Y es que Macro es un gran distribuidor que no favorece a los pequeños productores, ni tampoco representa los valores de proximidad ni sostenibilidad.

"Esta muy bien que esté, pero se debería de poder hacer un trabajo más coherente en todo esto si se quiere representar la excelencia, si quieres facturar... pues es otra cosa".

Sin embargo, no solo ha destacado la parte negativa de la Guía Michelin. "La estrella siempre es una buena noticia. Jo siempre digo que la guía Michelin siempre es la mejor guía que hay en el mundo, sin duda, por méritos propios", aseguraba el chef Jordi Vilà.

"Pero hacen su guía a su manera y ha adquirido unas dimensiones que puede cambiar tanto la inercia de un negocio o de un restaurante en función de si la tiene o no la tiene". Y es que Jordi Vilà asegura que la estrella impone una presión en el modo de trabajar de un restaurante.

De ejemplo, ponía su propio restaurante, Alkimia, situado en Barcelona. Y es que, tras ganar hace unos cuantos años su primera estrella Michelin, decidieron cambiarse de local y seguir trabajando de la misma manera.

Algo que desesperó a los expertos, que aseguraron que así nunca ganaría otra estrella. "Nosotros decidimos estar más al lado de la gente que al lado de las estrellas", zanjaba el tema el chef catalán Jordi Vilà.