Montaje fotográfico con 2 cabezas de Santiago Abascal, una mirando hacia Alberto Nuñez Feijoo y otra mirando a María Guardiola

POLÍTICA

Vox no sabe a quién creer dentro del PP

Estalla la división en la derecha a un mes de las elecciones

El escenario postelectoral tras el 28-M ha confirmado el acercamiento entre la derecha tradicional, el PP, y la nueva derecha, Vox. Los pactos municipales y en comunidades autónomas como en Valencia o Aragón parecían definir el espacio de la derecha a las puertas de las generales. Pero el boicot del Partido Popular de Extremadura ha cambiado las cosas.

Mientras el PP se deja querer por Vox en toda España, en Extremadura la líder de los populares, María Guardiola, vuela los puentes del acuerdo. Se niega a aceptar la entrada de los de Santiago Abascal en su gobierno. Y la ruptura ha supuesto entregar la presidencia de la Asamblea a los socialistas.

El PP de Extremadura, muy duro con Vox

Guardiola ha sido muy clara: “No puedo dejar entrar en el gobierno a aquellos que niegan la violencia machista, deshumanizan a los inmigrantes y tiran a una papelera la bandera LGTBI”. También ha afirmado que en su partido “caben todas las sensibilidades, excepto Vox”.

La guerra abierta entre los dos partidos de la derecha en Extremadura ha llegado a las más altas instancias. Santiago Abascal, presidente nacional de Vox, ha advertido de la “incoherencia” del PP en los pactos regionales. “Su espiral de contradicciones es un regalo para Pedro Sánchez de cara a las elecciones del 23 de julio”, ha afirmado.

Abascal no sabe a quién creer

El PP ha pactado con Vox en la Comunidad Valenciana y Aragón, pero en cambio se niega a hacerlo en Extremadura. El líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, lo ha justificado por el porcentaje de votos de Vox en cada comunidad. 

Una explicación que no convence a Abascal, que critica la “espiral de contradicciones” del PP y afirma que ya no sabe “a quién creer”. “¿A Feijóo, que dice que los acuerdos con Vox dependen del porcentaje de votos? ¿O a Guardiola, que dice que ni siquiera en Valencia tendrían que haber pactado?”

Crisis a un mes de las elecciones

La crisis estalla en el espacio de la derecha a pocas semanas de la cita electoral que puede desbancar al 'sanchismo'. Alberto Núñez Feijóo nunca ha sido del todo claro respecto a la alianza con el partido de Abascal. Por un lado pacta en municipios y autonomías, y por otro marca distancias siempre que tiene ocasión.

Primer plano de Santiago Abascal con cara de enfadado

La división en Extremadura ha otorgado una victoria inesperada al PSOE, la presidencia del parlamento regional. Lo mismo puede suceder en España el 23 de julio.

Las encuestas dejan claro que Alberto Núñez Feijóo ganaría las elecciones, pero no podría gobernar solo. Necesitaría al menos el apoyo de Vox para ser investido presidente y gobernar con una mayoría holgada.