Tània Verge sentada en un sofá, con gafas de pasta rojas y sonriendo
POLÍTICA

Tània Verge condena a Luis Rubiales, pero no a la manada de Manresa

La consejera de Feminismos de la Generalitat de Cataluña sigue seleccionando qué casos condena y en cuáles mantiene silencio

Tània Verge sigue a lo suyo. La consejera de Igualdad y Feminismos de la Generalitat de Catalunya tiene un peculiar modo de entender la impunidad y los presuntos delitos sexuales. Este jueves 25 de enero no ha dudado en señalar y condenar a Luis Rubiales tras saberse que será juzgado por agresión sexual tras el beso con Jennifer Hermoso.

Verge no ha dudado en escribir en redes sociales: "La impunidad ha terminado". Curiosamente, un día antes en el Parlament se habló de la Manada de Manresa. Una de las dos manadas que ha tenido la ciudad en los últimos años, concretamente. Aquí, Tània Verge calló, aunque lo que denunciaba Ignacio Garriga era extremadamente grave: cinco jóvenes violaron a una niña de 14 años en Manresa. De estos, dos se fugaron tras el juicio y tres han tardado 8 años en tener sentencia firme.

Pues resulta que Tània Verge escoge qué condena y qué no. Y, claro, muchos usuarios en redes no han dudado en reprocharlo. Además, uno de ellos ha tirado de datos para recordarle que casi el 20% de los delitos contra la libertad sexual de España se cometen en Cataluña: "He tenido que leerlo dos veces porque no me lo creo. ¿Cómo que la impunidad ha terminado? Si por algo destaca Cataluña a día de hoy es precisamente por su impunidad. Haznos un favor y dimite, que estás dando vergüenza. Datos de enero-junio 2021, imagínate en 2023", le ha respondido este usuario.


Las polémicas palabras de Tània Verge sobre otra manada

No hemos tenido la suerte de escuchar las palabras de Verge sobre la manada de Manresa. Pero sí quiso valorar un caso parecido en Badalona, cuando varios menores abusaron de una niña de 11. La consejera dijo entonces que había "que entender por qué un menor de 12 o 13 años puede cometer estos delitos, en qué situación de vulnerabilidad también puede estar o qué déficits de educación emocional puede haber tenido". Y no solo eso, sino que, en tanto que menores, "también tenemos la obligación como sociedad de protegerlos".

La doble vara de medir de Tània Verge aflora una vez más. Y ya van demasiadas.