Montaje de Salvador Illa en el Parlament de Catalunya

POLÍTICA

Salvador Illa ya ve a Sílvia Orriols dentro del Parlament

Pide a los partidos procesistas extender a Aliança Catalana los acuerdos que se hicieron para vetar a Vox

Al mismo tiempo que Orriols se queja de no recibir visibilidad en los medios de comunicación, el resto de candidatos hablan de ella de manera más o menos explícita. El candidato del PSC y favorito en las encuestas, Salvador Illa, ha hablado hoy de hacer un veto tanto a Vox como a Aliança Catalana.

“Vetar a la extrema derecha”

Por esas particularidades de la política catalana, el Parlament de Cataluña parece que tendrá dos fuerzas de derecha identitaria. Cada una con objetivos nacionales completamente opuestos. Esto obliga al resto de partidos a tomar posiciones de cara a los pactos postelectorales.

Primer plano de Sílvia Orriols hablando y con los ojos bastante abiertos

En el caso de las fuerzas progresistas la situación es la habitual. Se refieren a estas formaciones como extrema derecha, fascismo y discursos de odio. Por el momento, es la estrategia que mejor les ha servido para movilizar a sus votantes. Como efecto derivado, esto implica el anuncio de posibles cordones sanitarios.

Y esto es lo ha pedido Salvador Illa en una entrevista al ‘Café de Ideas’. El candidato del PSC ha señalado que, de la misma manera que se hizo un “acuerdo contra Vox”, hay que hacer un acuerdo contra Aliança Catalana. Es decir, que Salvador Illa parece asumir que AC entrará en el Parlament:

“Es un primer acuerdo que yo he propuesto”, ha dicho Illa en referencia a la propuesta que hizo a ERC y a Junts de “vetar a la extrema derecha”. Esta referencia concreta a los  partidos procesistas es estratégica porque, al fin y al cabo, Junts, ERC y AC comparten el independentismo.

Más allá de los tacticismos previos a los resultados, a lo que apunta esta situación es a que  Aliança Catalana va a ritmo de ser un nuevo actor político en Cataluña. Por el momento, la formación se encuentra con la recogida de avales y, después, tendrá que superar el umbral del 3% electoral. Todo apunta a un Parlament más fragmentado que nunca que, además, estará en conexión con la estabilidad del Gobierno de Sánchez en Madrid.

➡️ Política

Más noticias: