Plano medio de Salvador Illa en un mitin del PSC rodeado de banderas rojas del partido, sonriendo y levantando su dedo pulgar en señal de victoria

POLÍTICA

A Salvador Illa se le pone cara de president

Crecen las voces en ERC favorables a permitir que el PSC gobierne. Los Comuns ya han dicho que no serán un obstáculo

El PSC ya se ha puesto manos a la obra para conseguir que Salvador Illa sea investido nuevo presidente de la Generalitat. Serán negociaciones largas y difícilmente habrá acuerdos antes de las elecciones europeas. Sin olvidar que el fantasma de una repetición electoral no es descartable a día de hoy.

Sin embargo, los socialistas no tienen prisa. Quieren que primero ERC y Junts asimilen su derrota electoral. Y, por ahora, mantienen una posición de fuerza. A pesar de que se ha especulado con una posible cesión de la presidencia del Parlament como contraprestación en las negociaciones, públicamente aseguran que este cargo también debe recaer en el PSC al ser la fuerza con más votos y escaños.

Mientras un posible pacto con Junts parece complicado ahora mismo -sobre todo con Puigdemont en la ecuación-, el PSC ya ha dicho que su prioridad es “un acuerdo con fuerzas progresistas”. Es decir, con los Comuns y con Esquerra.

En ERC han repetido por activa y por pasiva que su batacazo electoral les obliga a ir a la oposición y que corresponde a socialistas y a Junts explorar un pacto. Sin embargo, en Esquerra empiezan a crecer las voces que no verían mal llegar a un acuerdo con el partido de Salvador Illa.

El candidato número 1 de ERC por Barcelona al Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, comparece tras conocer los resultados de la jornada electoral

El principal defensor de esta posición es Gabriel Rufián, aunque como decimos, esta opción está ganando cada vez más adeptos entre las filas republicanas. Contaba el periodista de OKDiario, Joan Guirado, que Junqueras no está por la labor y que él apuesta por forzar una repetición electoral. Pero no son pocos dentro de ERC los que ven que sería muy arriesgado volver a someterse a un examen electoral sin posibilidades de rehacerse del batacazo del pasado domingo. Existe el miedo de perder incluso más escaños y bajar de los 20.

Por lo tanto, a pesar de que voces como Pere Aragonès quieren desmarcarse de unas posibles negociaciones para la investidura, está claro que, en gran parte, la confección de un nuevo gobierno pasa por la decisión que acabe tomando ERC. Lo que todavía no se debate es si el hipotético apoyo a una investidura de Illa sería entrando al gobierno o votando a favor pero sin entrar al ejecutivo. También hay el escenario de abstenerse, aunque no sería suficiente para hacer a Illa presidente. 

Los Comuns no pondrán pegas a nada

El partido de Jéssica Albiach tiene claro que hay que facilitar un gobierno progresista. Y, aunque públicamente marquen como línea roja el proyecto del Hard Rock, los Comuns no pondrán pegas a ningún escenario que permita a Salvador Illa ser presidente.

Joan Mena ya dijo este martes que “hay diferentes fórmulas para que este acuerdo de izquierdas sea posible”, abriendo así la puerta a facilitar un gobierno en solitario del PSC o incluso a uno formado por socialistas y Esquerra. Eso sí, su primera opción es hacer un tripartito con estas dos formaciones, algo que les permitiría tener cuotas de poder a pesar de tener tan solo 6 escaños en el Parlament de Cataluña.

Así pues, solo tres días después de las elecciones, las posiciones iniciales enrocadas van moviéndose y desde el PSC ven con esperanza la opción de que en ERC finalmente se imponga el pragmatismo. Eso, junto al vasallaje de los Comuns, permitiría a Illa conseguir su objetivo de ser el nuevo president de la Generalitat.

➡️ Política

Más noticias: