Gabriel Rufián, serio con los brazos abiertos, en el congreso de los diputados
POLÍTICA

Gabriel Rufián reaparece para hablar del rey Felipe VI e insultar a la monarquía

El parlamentario de la izquierda nacionalista reaparece en X y habla de la ausencia de su partido en el discurso del Rey

El diputado de ERC llevaba varios días sin pronunciarse en redes sociales. Pero hoy, a raíz del discurso de Felipe VI en el Congreso de los Diputados, ha reaparecido. Y lo ha hecho para criticar muy duramente a la monarquía y para reivindicar la ausencia de su partido en la sesión. 

El portavoz de ERC llevaba unos días en silencio

Gabriel Rufián es una de las figuras políticas más mediáticas de España. Su cuenta de X es una verdadera fuente de polémicas y trifulcas con los personajes más variados. La última, por ejemplo, a cuenta de una hiriente canción que le ha dedicado Valtònyc.

Su enorme proyección mediática - en su día, una jugada de ERC que todavía capitalizan - se debe a que no mide las palabras. Cuando se pronuncia es para referirse a cualquier fenómeno de la actualidad. Desde pelearse virtualmente con Luis Figo hasta comentar la actualidad política: y ahora ha reaparecido para hablar del rey Felipe VI.

En declaraciones a la Ser-Catalunya, ha reivindicado la ausencia de su partido en la apertura de la legislatura. ‘Nos alegra que ahora sea popular no ir’, ha dicho. Aunque lo más duro han sido las palabras dedicadas a la institución monárquica:

‘Una institución antidemocrática y corrupta’

Desde ERC se alegran de que lo que ellos vienen haciendo desde hace años (no acudir a estos actos) sea cada vez más ‘popular’. Se refiere a que el resto de fuerzas nacionalistas de izquierda (Bildu y el BNG) tampoco han acudido. El PNV por su parte ha acudido a medias: ha estado en el discurso, pero no en el desfile militar posterior.

A todo esto, Rufián declara ni haber estado pendientes del discurso porque ‘tenían una reunión’. Pero sí han estado pendientes de publicar antes un comunicado conjunto hablando de la monarquía como una ‘institución anacrónica’. Porque, en suma, el diputado de Esquerra apuntaba a que no se trata de ser ‘monárquico o republicano’, sino ‘decente o indecente’.