Montaje de Monica Terribas y una agresión del Metro de Barcelona

POLÍTICA

Mònica Terribas, la periodista del Procés que relativiza la agresión en el metro

Sus palabras han causado indignación en un contexto de especial crispación social

Mònica Terribas se significó durante los años álgidos del Procés como una de las piezas clave del entramado mediático procesista. Ella fue quien el 1-O, al frente de las mañanas de Catalunya Ràdio, animó a los oyentes a delatar la posición de los coches de la Guardia Civil. Ahora reaparece para relativizar la agresión del metro de Barcelona, en unas declaraciones que están causando mucha indignación.

La periodista estuvo ayer en el programa El Suplement de Catalunya Ràdio para hablar de los personajes públicos y la salud mental. En un momento dado se refirió a la agresión de un magrebí a varias chicas, el pasado viernes, en el metro de Barcelona. Terribas lamentó que nos escandalicemos por las agresiones físicas pero no por los insultos en Twitter.

“Nos escandalizamos de las agresiones físicas, pero no de los puñetazos a golpe de tuit”, se quejó Terribas. Las reacciones no se han hecho esperar. Además de criticar su sobredosis de victimismo, le recuerdan que gracias a la presión social ejercida en las redes sociales el agresor del metro ya está en la cárcel.

Mònica Terribas relativiza la agresión del metro

Dice Mònica Terribas que “si alguien te da un puñetazo por la calle todos se escandalizan y dicen cómo puede ser tanta agresividad”. Por si hubiera alguna duda, la periodista hace referencia a la escena de la agresión del metro. “Pues imagínate lo que significa para una persona pública recibir un puñetazo permanente durante 24 horas en las redes”.

Terribas habla de “golpes en el hígado en cada tuit con insultos y descalificaciones”, y dice que “es la misma agresividad contra el cerebro”. Acto seguido compara la limitación física con “el umbral de la depresión que te impide levantarte, sonreír, seguir adelante”. Hace referencia a la depresión como una de las afecciones más comunes de la salud mental.

Sus palabras no han gustado nada en un contexto de especial crispación social, debido a cómo se gestionó la detención del agresor del metro. Hay que recordar que Koudid Souheib, con varios antecedentes penales, fue inicialmente dejado en libertad. Y solo la presión social a través de las redes hizo que las autoridades se movilizaran para meterlo en la cárcel.

Indignación en las redes con la periodista

“Repugnante”, es el adjetivo empleado por una persona para definir las palabras de Mònica Terribas: “Repugnante que ataque a Twitter para no censurar en base a lo que ella cree que está bien y mal, y que lo equipare a agredir físicamente de forma indiscriminada a gente por la calle”. También apostilla que “Mònica lleva ya bastantes años sin salir de lo repugnante”.

Le sugieren a Terribas que llame a las mujeres agredidas del metro y les diga que lo suyo no es nada comparado con el sufrimiento de que la critiquen en Twitter. “Los golpes de Twitter los puedes esquivar, en cambio las agresiones de la calle no porque tienes que salir a la calle sí o sí”, afirma otro usuario, que considera “lamentable” la comparación. También dicen que Mònica Terribas “ha perdido el juicio”.

La avalancha de comentarios indignados demuestran que la gente está harta de padecer la inseguridad en las calles, y encima tener que recibir lecciones de los periodistas del star system mediático catalán. Los ciudadanos han estallado y han dicho basta. Es un fenómeno que irá a más, y que los gobernantes catalanes ya no pueden controlar.