Plano medio de Patrícia Plaja con una camiseta sin mangas negra y abriendo los brazos en la sala de prensa del Palau de la Generalitat

POLÍTICA

Patrícia Plaja, la periodista que aún no asume que ha hecho de política de ERC

A pesar de su perfil teóricamente independiente, la portavoz del Govern se ha convertido en una de las firmes defensoras de las tesis de los republicanos

Patrícia Plaja, nacida en Begur (Gerona) hace 43 años, saltó a la fama tras los atentados yihadistas del 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils. Por aquel entonces era la jefa de comunicación y redes sociales de los Mossos d’Esquadra. Y su gestión en esas horas y días convulsos le valió el reconocimiento de la profesión, siendo galardonada con varios premios.

Fue en 2021 cuando a Patrícia Plaja le llegó la gran oportunidad laboral de su vida. En un movimiento sorprendente, Pere Aragonès apostaba por nombrarla portavoz del Govern (entonces de coalición entre ERC y Junts), confiando así esta tarea a un perfil más profesional que político. 

De hecho, ella siempre ha reivindicado su perfil profesional. No es una mujer de partido y su cargo es institucional -no es consellera, pero a efectos prácticos es casi como si lo fuera-. Sin embargo, la situación política en Cataluña ha provocado que Patrícia Plaja se haya alineado con las tesis, no solo del Govern -algo lógico en su cargo-, sinó de los de Esquerra Republicana.

De portavoz del Govern a portavoz de ERC

El ejecutivo de Pere Aragonès se ha ido atrincherando a lo largo de la legislatura. Primero cayó el apoyo de la CUP y más tarde, en octubre de 2022, Junts salió del Govern. Este aislamiento también ha provocado el viraje de Plaja hacia las posiciones de ERC. Con la ruptura del pacto de gobierno, los republicanos y Junts han mantenido una guerra, sobre todo, por el relato dentro del procesismo. Y la portavoz ha acabado jugando un papel en el que la línea que separaba el partido y el Govern cada vez se hacía más difusa.

La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, durante una rueda de prensa tras la reunión del Consell Executiu, en el Palau de la Generalitat

Es lo mismo que pasa con la figura de Sergi Sabrià, nuevo viceconseller de Comunicación de la Generalitat que ejerce de jefe del comité de campaña de ERC dentro del Govern. Hablan en nombre del ejecutivo, pero podrían hacerlo perfectamente en nombre del partido.

En todo lo relativo a las negociaciones en el Congreso de los Diputados, en las que teóricamente el Govern pinta poco, Patrícia Plaja se ha mostrado fiel a los planteamientos de ERC, atacando y criticando los posicionamientos de Junts en la Cámara Baja e incluso utilizando el mismo lenguaje que los dirigentes republicanos. 

El ejemplo más claro lo tuvimos en sus valoraciones sobre la votación fallida de la ley de amnistía de finales de enero. “Se ha trabajado una ley robusta”, afirmó Plaja en el Palau de la Generalitat. Una expresión que fue utilizada por Oriol Junqueras (presidente de ERC), Teresa Jordà (diputada de ERC), Raquel Sans (portavoz de ERC) o Marta Rovira (secretaria general de ERC), evidenciando que se trataba de una consigna del partido para defender la ley de amnistía y criticar el ‘no’ de Junts a la votación.

En esos días, Patricia Plaja también fue entrevistada en el periódico argentino Clarín. En ella, a pesar de asegurar que “como Govern no vamos a entrar en la consideración de cuál es la estrategia o la justificación de Junts para votar en un sentido u otro”, la portavoz del ejecutivo catalán no dudó en mandarle alguna pulla a los de Puigdemont, recordándoles que, tras caer la votación, “se perdió una buena oportunidad” y que “no nos podemos dejar condicionar por los jueces”. Dos ideas que también ha promovido el grupo de difusión del partido de Oriol Junqueras tras el ‘no’ de los juntaires.

Patrícia Plaja es el claro ejemplo de la línea difusa entre el Govern y ERC. Algo que todos los partidos de la oposición han criticado, sobre todo a partir del nombramiento de Sergi Sabrià como viceconseller. Él, por lo menos, ya se sabe que es un hombre de partido y que, a pesar de su cargo institucional, su papel es el de remarcar el posicionamiento de ERC en la larga campaña electoral que se vive en Cataluña. Plaja, en cambio, acaba haciendo lo mismo, pero vestida de un perfil independiente que a estas alturas ya solamente ella se cree.