Montaje con un plano medio de Carles Puigdemont con la mano derecha en la frente y Pablo Llarena

Pablo Llarena no tiene prisa con Puigdemont

No reactivará la orden de detención hasta que se pronuncie la justicia europea

El juez Pablo Llarena esperará a la decisión del Tribunal Superior de Justicia Europeo (TJUE) antes de activar la euroorden contra Carles Puigdemont. Esto significa que el proceso de detención y extradición del expresident Carles Puigdemont y el exconseller Toni Comín no se solapará con el proceso de negociación entre PSOE y Junts.

Recordemos. El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) confirmó la decisión del Parlamento europeo de retirar la inmunidad parlamentaria a Puigdemont. La fiscalía del Tribunal Supremo en España pidió al juez Llarena reactivar la orden de detención y extradición. Luego tuvieron lugar las elecciones del 23-J, que han dejado la investidura de Pedro Sánchez en manos de Junts per Catalunya, el partido de Puigdemont.

Primer plano de Carles Puigdemont visiblemente preocupado
Foto:

GTRES

Hay que recordar también que Puigdemont y Comín recurrirán la decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea. El juez Llarena acepta reactivar la euroorden como le pide la fiscalía. Pero matiza que lo hará tras conocer la decisión definitiva de la justicia europea. 

Las razones de Llarena

El juez instructor señala que cualquier euroorden podría quedar suspendida si la justicia europea acepta la medida cautelar solicitada por los prófugos. Además, Llarena considera que si se rechaza la medida cautelar, podrá reactivar la euroorden con antelación suficiente. 

Según su razonamiento, Carles Puigdemont y Toni Comín podrían ser puestos a disposición de la justicia española antes de la disolución del Parlamento para el que se les concedió la inmunidad cuya suspensión se solicitó desde el principio.

Lo que viene a decir el juez Pablo Llarena es que la justicia española ha seguido todos los pasos para el principio de cooperación entre la justicia europea y la de sus estados miembros, en este caso España. Tras la constitución del Parlamento europeo se solicitó el suplicatoria.

El PSOE gana tiempo

El Parlamento europeo concedió la suspensión de la inmunidad, que después fue validada por el Tribunal General de la UE. Por lo tanto, Llarena considera que la petición de las acusaciones está presentada. Y que será resuelta cuando el TJUE se pronuncie sobre las medidas cautelares que puedan solicitar los procesados.

La activación de la euroorden ahora habría abierto la posibilidad de que Puigdemont fuera detenido y extraditado durante las negociaciones PSOE-Junts. Con esta decisión ganan tiempo, ya que el TSJE no se pronunciará antes de seis meses. Para entonces ya estará vendido el pescado de la investidura.