Primer plano de Óscar Puente en su silla del Congreso de los Diputados con la mano en la barbilla

POLÍTICA

Óscar Puente sigue señalando a periodistas y ataca ahora a Josep Martí Blanch

El ministro de Transportes revela el nuevo trabajo que le ha dado a su equipo y abre una lista negra en su perfil de X

El ministro Óscar Puente engancha un viral con otro. El más reciente son sus declaraciones a Carlos Alsina diciendo que tiene a su equipo recopilando las columnas de opinión en las que se le insulta. Al parecer, en esta lista negra figura el columnista de La Vanguardia y de El Confidencial, Josep Martí Blanch.

Óscar Puente y los medios

“Le he encargado un trabajo a mi equipo: que cojan todas las columnas de opinión en las que se me insulta”. Estas fueron las palabras del ministro Puente en el programa de Carlos Alsina. “A Pedro Sánchez le insultan por guapo y a mí por feo”, decía antes de que Alsina le preguntara qué interés ciudadano tiene esto. A partir de aquí, polémica infinita en redes.

Al poco de la entrevista, el ministro abría un hilo en X recopilando las columnas de opinión, así como a sus autores, y señalaba que lo actualizará “periódicamente”. En cualquier caso, esta no es una gran novedad. El ministro Puente ya ha tenido polémicas muy ácidas con algunos medios digitales como The Objective, al que parodió en redes llamándolo “The Ojete”.

Josep Martí Blanch, en la lista negra

El hilo de X va para largo porque, según el ministro, su equipo ha hecho un documento con “195 folios dedicados a insultarme”. Y entre ellos parece que figura el columnista Josep Martí Blanch, destacada firma de algunas cabeceras de gran peso como La Vanguardia y El Confidencial.

Óscar Puente ha compartido incluso una captura de la columna de Blanch subrayando las frases que considera insultos. Por su parte, el columnista ha respondido y ha dicho que “No sé dónde ve un insulto el señor ministro. Es una descripción bastante clara de su manera de hacer”:

La columna lleva por título “El trumpismo castizo pide calma” y, en ella, el autor juzgaba como incongruente que precisamente el ministro pidiera bajar el tono agresivo de la política. “No es creíble quien pide la paz a cañonazos”, decía Blanch en su artículo.

Entre los presuntos insultos que ha subrayado el ministro se encuentra el de “trumpista más castizo del Consejo de Ministros”. También un fragmento que señala que “Olvida el señor Puente que su condición primera es la de ministro, no la de parroquiano de taberna envalentonado tras la ingesta de la tercera barreja. Sus derrapes van mucho más allá de la confrontación política y operan con la lógica del sectarismo más genuino: señalar, insultar y denigrar a medios y periodistas”.

Por todo lo demás, la pregunta de Alsina sigue sobrevolando en el ambiente: ¿Y qué utilidad tiene esto para los ciudadanos?

➡️ Política

Más noticias: