Salvador Illa, en un segundo plano, mira atentamente a Pere Aragonès, en primer plano, mientras este habla desde su escaño en el Parlament

POLÍTICA

Nervios en ERC, que redobla la presión al PSC para aprobar los presupuestos

Dirigentes republicanos apelan a la responsabilidad y la 'catalanidad' de los de Salvador Illa

Pere Aragonès empezó el año emplazando a la oposición a aprobar los presupuestos entre finales de enero y principios de febrero. El plazo se ha agotado y empiezan a aflorar los nervios en Palau. Estos días los dirigentes de ERC están redoblando la presión sobre el PSC para que se avengan a aprobar las cuentas.

Los de Salvador Illa se han mostrado favorables a un acuerdo, pero siguen manteniendo como condición el cumplimiento de las cuentas de 2023. Los socialistas catalanes siguen dudando sobre qué hacer con el Govern de Pere Aragonès. Si dejarlo caer, como les pide el cuerpo, o cumplir las órdenes de Moncloa, y esperar.

Salvador Illa fue el primero en ponerse al lado del President Pere Aragonès con la crisis de la sequía. Pese a ser el jefe de la oposición, Illa tampoco fue todo lo contundente que cabía esperar con la crisis del campo. Los socialistas son benevolentes, pero su frialdad con los presupuestos está empezando a exasperar al Govern.

Presión de ERC al PSC

Primero fue Sergi Sabrià quien en las ondas de Aquí Catalunya de la Cadena Ser quiso meter presión a los socialistas. “A Salvador Illa se le haría muy difícil explicar por qué no vota los presupuestos”, dijo el viceconseller d’Estratègia i Comunicació. Volvió a recurrir a la estrategia de amenazar con no aprobar los del PSOE, diciendo que “sería raro tener presupuestos en un sitio y no en otro”.

Además, Sabrià dijo que Salvador Illa “no está capacitado para ser presidente de este país”, refiriéndose a Cataluña. El dirigente republicano apeló al “catalanismo” del PSC como medida de presión: “Convivimos con un PSC que cuando tiene que escoger entre los catalanes o el PSOE, elige al PSOE”.

Este domingo, Joan Ignasi Elena se sumó a la campaña de presión a los socialistas desde El Suplement de Catalunya Ràdio. El conseller d’Interior señaló como “contradictoria” la actitud del PSC de “tender la mano y después decir que no se ha hecho nada”. Por eso apeló a la “coherencia y la responsabilidad” del partido de Salvador Illa.

“Yo espero de un partido de oposición y que dice que quiere ser de gobierno ser más responsable, no decir que colaboras para después atacar al Gobierno”, añadió Elena. Además, acusó al PSC de “querer sacar rédito electoral de una situación muy dura”. Más presión, por lo tanto, para que los socialistas aprueben los presupuestos.

El Govern, en el alambre

El Govern se encuentra ahora mismo asediado por las crisis, sobre todo con la sequía y el descontento del sector primario. Pero también la educación, la seguridad y la inmigración. El PSC hace de muleta de un gobierno en minoría que tiene 33 diputados de 135, y todos los partidos del hemiciclo en contra.

La aprobación de los presupuestos es clave para que el Govern pueda coger aire antes de afrontar la recta final de la legislatura. Si no se aprueban se prolongarán las cuentas de 2023, pero el Govern quedará tocado de muerte. Lo más probable es que los socialistas acaben salvando a ERC, mientras los nervios siguen subiendo en el número 166 de la calle Calabria.