Montaje con captura de Twitter

POLÍTICA

Una madre cuenta el ataque de una ecologista a su hija autista y se hace viral

Una mujer se ensañó con la menor por utilizar un secador de manos en un baño público para autorregularse

La obsesión por el ecologismo y el cambio climático está llevando a muchos a perder la cabeza, hasta límites insospechados. La periodista catalana Alba Carreres ha compartido una experiencia personal en un hilo de Twitter que lleva ya más de 344.000 reproducciones. Se trata de una historia real que le ocurrió a su hija, con espectro autista, en los baños de un evento en Barcelona.

Según relata esta madre, su hija estaba utilizando un secador de manos para “autorregularse”. En niños autistas, la autorregulación implica la capacidad de controlar determinados impulsos y emociones de una forma adecuada. En este caso, de repente, “una ultra radical se le ha acercado y le ha dicho si no tenía las manos secas”.

Alba explica que su hija no le respondió porque tiene “mutismo selectivo”, pero sí se rió, porque “no controla las expresiones cuando está nerviosa”. La ecologista “se cabreó” y le dijo a la madre “que las familias tendríamos que enseñar a no malgastar los recursos”. A partir de aquí, la autora del tuit hace una reflexión.

Captura de pantalla de Twitter

“Totalmente de acuerdo, pero mi hija no estaba malgastando más que ella, que cogía tres papeles para secarse las manos”. Alba le explicó a la mujer que la niña es autista y se estaba autorregulado, y que “de ecologista debes tener mucho, pero de capacitista también”.

La mujer le replicó que “entonces no la traigas aquí”, lo cual la periodista señala como una frase cargada de prejuicios. Por eso insiste en que esta mujer “será muy ecologista, pero muy poco tolerante hacia las diversidades”. Le recomienda “que empiece a deconstruir también por aquí y deje en paz al resto de personas”.

Mensajes de apoyo

Alba lamenta la multiplicación de “esta especie de personas dogmatizadas con tofu en el cerebro que en nombre de tener la verdad absoluta menosprecian a los niños”. Reconoce que se sintió muy afectada, y pide “más autistas con un gran corazón y menos dogmáticos para un mundo mejor”. Finalmente, se dirige al Observatorio de la Igualdad de Cataluña para recordar que “queda mucho trabajo por hacer para que las personas autistas, en especial mujeres y niñas, puedan tener una vida libre de violencias”.

El hilo ha suscitado ya más de setenta mensajes de apoyo a Alba y a su hija, víctimas del totalitarismo autista. “Hay una especie de movimiento que se cree con la superioridad moral de reñir si ven que no actúas bien según ellos”, afirma un mensaje. Otro dice que “no es ecologista sino woke, los ecologistas de verdad no se dedican a dar lecciones y los que lo hacen son farsantes woke”.

➡️ Política

Más noticias: