Primer plano del político catalán Toni Comín

POLÍTICA

Junts se rinde del todo a Pedro Sánchez y aparca la vía unilateral

Toni Comín admite que un referéndum acordado sustituye el mandato del 1-O

Junts per Catalunya se encuentra en una difícil encrucijada que no sabe muy bien como resolver. Por un lado, se resisten a renunciar al mandato del referéndum del 1 de octubre de 2017, que implica necesariamente la vía unilateral. Pero por otro, pactan con el PSOE un referéndum pactado en el marco de la Constitución española, que necesariamente implica renuncia a la vía unilateral.

La muestra del guirigay que tiene montado Junts son las declaraciones de hoy de Toni Comín, eurodiputado y mano derecha de Puigdemont en Waterloo, en El Cafè d’Idees. “Hay un mandato que sigue vigente, el del 1-O, pero no ha habido la fuerza para aplicarlo.” Por lo tanto, dice, “un referéndum acordado sustituiría el del 1-O”.

En sus palabras, “se lo estamos poniendo muy fácil al PSOE, le estamos diciendo exploremos las vías constitucionales para hacer un referéndum acordado. Pero también hemos sido claros en decir que el referéndum del 1 de octubre sigue siendo válido. El mandato ya está ahí, pero un referéndum acordado podría sustituir al 1-O”. 

Toni Comín ya no lo esconde

Toni Comín asegura que Junts “no renuncia a la vía unilateral”, pero a continuación admite que “mientras se negocia no se está ejerciendo la vía unilateral”. Reitera que su apuesta ahora es un referéndum acordado con el Estado, vinculante y sólo para Cataluña. Lo cual significa invalidar la consulta de 2017.

Amplios sectores del independentismo consideran que el pueblo catalán ya votó en el referéndum del 1 de octubre de 2017. Y que no hay que hacer otra consulta, sino que la labor de los partidos independentistas es hacer efectivo el mandato del 1-O. Esto señala claramente la contradicción de Junts.

Comín asegura que “no hemos renunciado a nada porque seguimos considerando vigente el referéndum del 1 de octubre y la declaración de independencia del 27 de octubre”. Pero en lugar de hacer efectivo el mandato (vía unilateral), se abren a pactar una nueva consulta con el Estado español. Es decir, renuncian a la vía unilateral.

Rendición ante el PSOE 

Las declaraciones de Toni Comín demuestran la rendición de Junts a las exigencias del PSOE en los acuerdos de investidura. Los socialistas accedieron a negociar la ley de amnistía a cambio de que los de Puigdemont renunciaran a la vía unilateral. Junts, que hasta ahora se resistía a aceptarlo, ya no puede negarlo.

Montaje de Puigdemont y Pedro Sanchez con el Decreto de Nueva Planta de fondo

El Consell per la República, del que Comín es vicepresidente, decía en sus documentos que “en el Estado español la vía negociada sin confrontación no existe”. El eurodiputado admite que ahora están negociando, y además sin confrontación. Pero dice que la negociación y la unilateralidad son compatibles, “depende del contexto”.

La realidad parece ser otra, y es que Junts, que hasta ahora solo contemplaba la vía de la confrontación, ahora se rinde al PSOE renunciando a la vía unilateral. El propio Comín se ha mostrado muy cariñoso con Santos Cerdán, enviado de Pedro Sánchez a Bruselas para negociar la investidura. “La montaña de confianza que ha construido en tres meses es muy meritoria”.

➡️ Política

Más noticias: