Imagen de Albert Batet, político de Junts per Catalunya, en un montaje junto a la sede de Amazon
POLÍTICA

Los indepes la toman ahora contra Amazon

Junts pregunta al Govern por cómo piensa actuar después de que Amazon rechazara una denuncia policial para estar redactada en catalán

Junts per Catalunya ha pedido al Govern de la Generalitat una respuesta a Amazon después que la compañía estadounidense haya rechazado una denúncia policial porque estaba redactada en catalán y no en castellano. 

La formación de Carles Puigdemont ha preguntado al Govern de Pere Aragonès por las medidas que piensan adoptar después de que Amazon se negara a aceptar el documento oficial, redactado por los Mossos, porque estaba en catalán. 

Todo se remonta a una denuncia de Plataforma per la Llengua. El grupo por la defensa del catalán sacó a la luz el pasado lunes, 27 de noviembre, un documento en el que se podía ver como Amazon se negaba a recoger la queja de un cliente. ¿El por qué? Porque el cliente les remitió una denuncia presentada a los Mossos, y esta estaba redactada en catalán. 

"Necesitamos que la denuncia esté en español, no en catalán. Por lo tanto, no podemos continuar ayudándole en este asunto. Le pedimos que resuelva los problemas y vuelva a compartir con nosotros la denuncia policial", contestaron desde Amazon al cliente. 

Junts pregunta al Govern cómo piensa actuar

En unas preguntas por escrito registradas este miércoles, 29 de noviembre, en el Parlament, Junts per Catalunya sondea la posibilidad de hacer "actuación legal" contra Amazon

Preguntan, en el escrito, a los departamentos de Interior, de Empresa, Coneixement y a la Agència Catalana de Consum si "piensan hacer alguna actuación legal ante la vulneración de los derechos lingüísticos de los catalanoparlantes".

Una botella de agua, por un portátil

El por qué del caso es quizás lo más sorprendente. Pues el cliente compró un portátil a través de la plataforma estadounidense. Este, pero, se llevó una ingrata sorpresa al abrir la caja del producto adquirido.  

Pues en abrir la caja, en el interior de esta no había un ordenador, sino una botella de agua. Había sido víctima de un robo. Ante dicha situación, el hombre decidió denunciar el caso a los Mossos d'Esquadra.