Retrato oficial de Carles Puigdemont como Presidente de la Generalitat de Cataluña

POLÍTICA

Una delegada del Consell de Puigdemont: 'Todo saldrá tarde o temprano'

La exdelegada Júlia Taurinyà secunda a los críticos

Sigue la crisis abierta el Consell de la República, el tinglado de Carles Puigdemont para sostener su ficción desde el “exilio”. La exdelegada del Consell en la Catalunya Nord, Júlia Taurinyà, ha denunciado a través de sus redes sociales el “autoritarismo” de la ejecutiva encabezada por el expresident. Lo hace después de que una treintena de miembros del Consell criticaran abiertamente a la dirección.

Taurinyà, que aguantó solo cuatro meses en el cargo, asegura que dimitió, “entre otras cosas, por los motivos denunciados por los críticos”. Taurinyà no entiende “como miembros del Govern del Consell que considero honestos pueden tapar lo que pasa”. Y advierte de que “todo se sabrá un día u otro”.

Los treintaiún críticos mostraron su desacuerdo en un duro comunicado remitido directamente a Carles Puigdemont. Forman parte de la Asamblea de Representantes, el órgano parlamentario del Consell que el Govern, el órgano ejecutivo, se ha cepillado de forma unilateral. Junto a Puigdemont, Toni Comín es el otro gran señalado.

Graves acusaciones 

Los críticos acusaron a Toni Comín de estar detrás de la ofensiva contra la Asamblea de Representantes. Le atribuyen “intereses personales” y le acusan de lucrarse a costa del Consell de la República. Concretamente, denuncian “gastos innecesarios” para “beneficiar a personas cercanas”.

Según Júlia Taurinyà, no van muy desencaminados. En su denuncia en Twitter, pregunta “cuánto costó el mítin de Perpiñán, con qué dinero se pagó, por qué no se contrataron más empresas de la Catalunya Nord” y “por qué se eligió una empresa en concreto”. Finalmente, pregunta “por qué se impuso el entorno de Toni Comín en la organización”.

Primer plano del político catalán Toni Comín

“Muchas preguntas con oscuras respuestas”, remata. Taurinyà, por lo tanto, confirma las sospechas de que Toni Comín actúa de forma autoritaria dentro del Consell de la República para favorecer lucrativamente a personas cercanas. En los comentarios mencionan a la hermana de Comín, Betona, que “tiene una empresa de cátering” y “durante la época de CiU recibía adjudicaciones a dedo bastante sospechosas”.

Júlia Taurinyà, periodista de profesión, asumió el 14 de noviembre la delegación del Consell de la República en la Catalunya Nord (sur de Francia). Cuatro meses después, en febrero de 2020, presentó su renuncia alegando motivos “ideológicos, personales, profesionales y de salud”.

El Govern del Consell responde

El Govern del Consell de la República ha salido en defensa de Toni Comín diciendo que “todas las decisiones se toman por unanimidad”. En un comunicado respondiendo a los díscolos, niegan cualquier deriva autoritaria. También critican que una parte del órgano parlamentario lo hayan convertido en un arma de confrontación contra el Govern.

“Consideramos indigno” dice el comunicado, “que se atribuyan intereses personales a miembros del Govern que se comprometieron con la celebración del referéndum del 1-O desde la plena conciencia de que podía convertirles en víctimas de una dura represión”. Sin mencionar a Comín, destacan “el altísimo grado de compromiso” de personas que “merecen el máximo respeto”.

➡️ Política

Más noticias: