Plano medio de Josep Costa con traje y gafas de pasta hablando en una tribuna, de pie, con un fondo azul
POLÍTICA

Un ex de Junts pide la independencia para solucionar el problema de la inmigración

Josep Costa advierte que identidad e inmigración son los grandes debates actuales

El problema migratorio ha irrumpido con fuerza en Cataluña, y no parece algo pasajero. En Cataluña es especialmente complejo, porque el aumento de los extranjeros coincide con el debate identitario. Un exdiputado de Junts, y actualmente uno de los líderes de opinión del independentismo radical, ha dado su receta para solucionar el entuerto.

El personaje en cuestión es Josep Costa, que fue diputado independentista y vicepresidente primero de la Mesa del Parlament. Ahora es un fijo en las tertulias de Vilaweb, donde junto a Albano Dante-Fachín dan caña a ERC y a Junts y nutren de ideas al independentismo radical. Su nombre sonó como candidato a la lista cívica de la Assemblea Nacional Catalana (ACN) en las próximas elecciones al Parlament.

Josep Costa ha tuiteado que quiere la independencia “para poder tener las competencias y los debates” sobre identidad e inmigración. Parte de la premisa de que “ciudadanía y extranjería son competencias esenciales de los estados”. Y que por lo tanto, la cosa no se solucionará hasta que Cataluña sea independiente.

Josep Costa tiene claro que “identidad e inmigración son los grandes debates actuales en todas partes”. También en Cataluña, donde “alguien dirá que no podemos esperar y tiene razón”. Por eso sentencia que “no podemos esperar más a hacer la independencia” y solucionar el problema migratorio.

Josep Costa y la inmigración

Josep Costa tiene claro que “identidad e inmigración son los grandes debates actuales en todas partes”. También en Cataluña, donde “alguien dirá que no podemos esperar y tiene razón”. Por eso sentencia que “no podemos esperar más a hacer la independencia” y solucionar el problema migratorio.

El exdiputado de Junts no acaba de revelar cuál es su solución al problema de la identidad y la inmigración. Su antiguo partido acaba de dar un viraje en el debate migratorio alejándose del buenismo de ERC que hasta ahora abrazaba. Ahora son partidarios de mayores controles e incluso de la expulsión de los inmigrantes que cometen delitos reincidentes.

Quien conjuga la defensa de la vía unilateral a la independencia y la necesidad de un mayor control fronterizo es el partido Aliança Catalana. El independentismo identitario es precisamente uno de los principales rivales políticos de Junts. Su éxito radica en atacar al procesismo tanto por su “traición” nacional como por su modelo social, especialmente en el tema de la inmigración.

Tomar decisiones difíciles

Un comentario a la publicación en Twitter le recuerda a Josep Costa que “hace tiempo que tener competencias transferidas no es garantía de mejor servicio”. Hay también quien advierte que el debate exige tomar “decisiones difíciles”. No podrá hacerse, dice, “sin incurrir en la confrontación entre derechos y deberes de unos y de otros”.

Pero hay muchos catalanes que creen que las competencias transferidas hasta ahora no han servido mucho. Señalan a Convergència y a ERC del fracaso del modelo migratorio en Cataluña, deslizando así que hacen falta nuevas propuestas. Propuestas que pasan por las fronteras abiertas de la izquierda, o el control migratorio de Aliança.