Primer plano de José Luis Rodríguez Zapatero hablando en un mitin y señalando hacia arriba con el dedo índice

POLÍTICA

José Luis Rodríguez Zapatero, el bombero que echa gasolina al incendio que él inició

El expresidente del Gobierno ha vuelto al primer plano mediático. Se ha convertido en una figura clave en las negociaciones entre el PSOE y Junts per Catalunya

Hay discrepancias entre los expertos sobre el momento exacto en el que comenzó el llamado ‘procés’. Sin duda, uno de los momentos clave fue la reforma del Estatut de Cataluña que impulsó el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero junto a los partidos preprocés. El famoso “apoyaré el Estatuto de Cataluña que apruebe el Parlamento de Cataluña” que pronunció el entonces líder socialista en 2011 ya forma parte de una de las frases más célebres de la política española y catalana de este siglo.

La historia que viene a continuación es de sobra conocida. El texto que salió de la cámara catalana quedó en nada tras el pacto entre Zapatero y Artur Mas y la ciudadanía de Cataluña votó una propuesta que quedó recortada por el Tribunal Constitucional. Ese referéndum generó una gran división, con partidos como ERC o PP pidiendo el ‘no’ en las votaciones.

Poco a poco, la situación política acabó degenerando hasta el punto que Artur Mas decidió abrazar el independentismo, iniciándose así el llamado procés. Un procés que no ha servido para que Cataluña se independizara, pero sí para que algunos pudieran seguir viviendo de la política gracias a falsas promesas y amenazas al Estado.

No fue el caso de Artur Mas, a quien la CUP mandó a la “papelera de la historia”. Una papelera a la que parecía que también habían mandado a José Luis Rodríguez Zapatero. Pero, desde hace unos meses, el expresidente ha vuelto al ruedo. Primero, haciendo campaña a favor de Pedro Sánchez. Y ahora, siendo una figura clave en las negociaciones entre PSOE y Junts. 

Plano medio corto de José Luis Rodríguez Zapatero mirando al horizonte y llevándose el dedo índice de la mano izquierda a la boca

Tras más de una década desde uno de los hechos que provocaron el procés, Zapatero vuelve a ser clave. No para apagar el incendió que creó él mismo, sino para echarle más gasolina y alimentar un poco más el mantra procesista del que viven partidos como Junts per Catalunya.

La estrecha relación entre Zapatero y el mediador en las negociaciones PSOE-Junts

A nadie se le escapa que José Luis Rodríguez Zapatero se ha convertido en una figura clave en el acercamiento y posterior proceso de negociación que han iniciado el PSOE y el partido de Carles Puigdemont. Y es que no solamente ha sido uno de los principales defensores de la “mesa de diálogo” entre los dos partidos, sino que el mediador que se ha escogido delata su implicación en el desarrollo de las conversaciones.

La fundación Henry Dunant ha sido la encargada de hacer de “mediador” de las negociaciones entre socialistas y juntaires. Unas negociaciones que están intentando llevar a cabo con la máxima discreción posible. Lo que sí sabemos es que el organismo que “verifica” las conversaciones mantiene “una estrecha relación” con José Luis Rodríguez Zapatero, tal y como informó El Español. También la tiene con otro ilustre socialista, el actual presidente de honor de Henry Dunant, Javier Solana.

Plano medio de José Luis Rodríguez Zapatero haciendo cara de enfadado mientras hace gestos con su mano derecha

La relación entre José Luis Rodríguez Zapatero y Henry Dunant viene de lejos. Esta fundación ya tuvo el encargo de verificar las negociaciones entre el entonces gobierno de ZP y ETA, en pleno proceso de desarme de la banda terrorista vasca.

José Luis Rodríguez Zapatero, todo un ‘visionario’

El expresidente del Gobierno afirmó hace unos días que en el futuro “nos sentiremos orgullosos” de la ley de amnistía que el PSOE quiere aprobar para perdonar los delitos a los políticos procesistas. Zapatero, de hecho, llegó a defender que la amnistía traerá “cosas buenas” a España.

Mucha gente espera que este vaticinio sea mejor que el que ya hizo en 2006. Entonces, fue preguntado si se sentiría responsable en el caso de que, al cabo de 10 años, Cataluña iniciase un proceso de ruptura con el Estado. Él respondió que “dentro de 10 años, España será más fuerte” y que “Cataluña estará más integrada”. Y remató diciéndole al entrevistador que “usted y yo lo viviremos”.

Ya sabemos qué pasó 11 años después en Cataluña, en 2017, con el referéndum del 1 de octubre y todo lo que provocó el procés independentista. Un procés que ahora él mismo se está encargando de alimentar.

➡️ Política

Más noticias: