Primer plano del locutor de radio Jordi Basté

POLÍTICA

Jordi Basté, el aleccionador

El líder de las mañanas en la radio intensifica su campaña anti Vox

Jordi Basté es desde hace años el líder indiscutible de las mañanas en la radio catalana. Su programa El món a RAC1 suma 711.000 oyentes, según los EGM que han salido este miércoles. Solo su espacio, que dura seis horas cada mañana, lo escucha más gente que toda la programación de Catalunya Ràdio.

Basté es, pues, uno de los periodistas más influyentes de Catalunya. Y trabaja en una radio privada, propiedad del Grupo Godó, que tiene por ideología estar bien con el poder. RAC1, pero, es el juguete procesista del Conde. Y probablemente Basté es uno de los máximos exponentes de este soberanismo catalán tan políticamente correcto.

Todas las mañanas Jordi Basté destila sus fobias y su ideología en sus editoriales, en las opiniones grabadas de colaboradores y en la información que escoge. Des del pasado 28 de mayo ha intensificado su discurso contrario a Vox y a la derecha identitaria catalana. 

En el caso de Ripoll ha dado voz a todo el mundo menos a Sílvia Orriols, la actual alcaldesa y líder de Aliança Catalana. Ha dejado que en su programa hablen los responsables de Esquerra y Junts en Ripoll, pero ha decidido practicar un cordón sanitario informativo a Orriols. Es su programa, son sus normas.

Con Vox, Jordi Basté ha decidido ir más allá. Esta mañana del 28 de junio, justo un mes después de las municipales, ha sido el máximo exponente. Ha empezado hablando de los pactos de Feijóo con Vox. Basté ha atizado también al PP de Extremadura, repitiendo una y otra vez que Vox era "extrema derecha".

Por si no hubiera hablado suficiente de Vox, también ha atacado la decisión del presidente del parlamento de Castilla y León de quitar la bandera LGTBI. No ha dudado en mostrar su opinión contraria y su "incredulidad". "¿Dónde hemos llegado?", gritaba Jordi Basté. Además también ha tenido tiempo para hablar de la pancarta de Vox en Madrid.

Por si fuera poco, ha seguido con el discurso del Rector de la Universidad de Barcelona el pasado martes. Joan Guardia pedía movilizarse contra la "extrema derecha desde la universidad".

Basté ha cerrado los cinco minutos del día dedicados a demonizar a Vox relacionando la información de Castilla y León con un estudio que asegura que las agresiones contra el colectivo LGTBI se han doblado en España. 

Jordi Basté tampoco ha dado voz a Vox en la información del monográfico sobre Educación del Parlament. Su cordón sanitario funciona a la perfección. Día tras día relaciona la "extrema derecha" con el miedo de determinados colectivos, con agresiones. Es curioso que con la intención de no querer hablar de alguien todas las mañanas le dedique varias informaciones.