Primer plano de Ignacio Garriga hablando y señalando al frente con el dedo índice

POLÍTICA

Vox sube el tono

‘No pediremos perdón a la izquierda ni nos arrugamos como el PP’

Vox sube el tono contra el Gobierno de Pedro Sánchez y redobla la presión sobre el Partido Popular. En una rueda de prensa, este mediodía, el secretario general del partido, Ignacio Garriga, ha evitado pedir perdón al PSOE. Y ha recordado que a diferencia del PP de Feijóo, “nosotros no nos arrugamos”.

Había muchas expectativas para saber qué diría Ignacio Garriga tras las polémicas palabras de Santiago Abascal. El líder de Vox dijo que “habrá un momento en el que el pueblo español querrá colgar a Pedro Sánchez de los piés”. Unas declaraciones que han causado indignación en las filas socialistas.

El PSOE exigió al PP que reaccionara, y los populares se han desmarcado de las palabras de Abascal. “Una vez más, el PSOE se lanza a asustar al Partido Popular, y este recula”, ha afirmado Ignacio Garriga. Además, lejos de pedir perdón por la polémica frase, ha defendido las declaraciones de su líder.

Vox no pide perdón...

“Santiago Abascal ha recordado la suerte de muchos dictadores, y a esto muchos lo llaman odio pero no es odio, es historia”, ha dicho el secretario general de Vox. “Nosotros no vamos a pedir perdón a la izquierda”, ha aclarado, “y el resto que hagan lo que quieran”. Lo dijo en clara alusión al PP, a quienes acusa de arrugarse.

A raíz de las polémicas declaraciones de Abascal, el PSOE ha pedido al PP que rompa con Vox en todos los lugares donde gobiernan. Garriga cree que “es señal de que lo estamos haciendo bien” condicionando las políticas del PP “para revertir las políticas de izquierda”. Ha hablado de “nueva etapa” con la presencia de Vox en los gobiernos.

...y acusa al PP de blando

Ignacio Garriga ha dicho que hoy empieza “una semana oscura” en España, ya que mañana se celebrará en el Congreso el debate sobre la ley de amnistía. Según ha dicho, será la “consumación del golpe de Estado”. Un concepto que Vox está repitiendo, en la radicalización del discurso para marcar distancia con el PP.

Montaje de fotos de Santiago Abascal, líder de Vox, y Alberto Núñez Feijóo, líder del Partido Popular, ambos con rostro serio

“Nosotros a diferencia de otros no vamos a hacer como si nada ocurriera”, ha añadido, “ante una situación muy grave”. Vox insiste en la insuficiencia de la oposición del PP frente a los planes de Sánchez y Puigdemont. Ha lamentado que pacten comisiones con el PSOE “y que responde a las manipulaciones del Gobierno como si fueran realidades”.

Pelea en la derecha

Vox ha acusado al PP de “manifestarse los domingos contra la amnistía y el lunes pactar con los socialistas”. En cambio, ha dicho que “nosotros queremos ser recordados como los que estuvimos al lado de los españoles contra el golpe”. Está claro que Vox está en plena batalla con el PP por encabezar la oposición a Sánchez.

Las encuestas siguen dando un gran crecimiento del PP frente a un estancamiento de Vox, así que los de Abascal han optado por una estrategia de radicalización. Es por eso que ha retorcido su retórica contra el PSOE y ha redoblado los ataques al PP. Para los populares, lo que está haciendo Vox es dar oxígeno a la izquierda.