Primer plano de Tània Verge con cara de sorprendida
POLÍTICA

El Govern destinará 400 000 euros a 'investigaciones para fomentar estudios de género'

Tània Verge, la consellera que más juego reparte últimamente

Lo de Tània Verge, consellera de Igualdad y Feminismos es para nota. Si hace menos de una semana anunciaba su intención de gastarse diez millones de euros en un nuevo chiringuito, ahora se quiere gastar casi medio millón más.

¿En qué? Pues en “investigaciones para fomentar estudios de género”. ¿Qué son exactamente? Sin demasiado peligro de equivocación, estudios de parte que elaborarán amigos, conocidos y mediopensionistas. Sin duda, estamos ante una de las conselleres del Govern Aragonès que más juego reparten últimamente.

Convocatoria

Los 400.000 euros en cuestión se destinan a financiar lo que la consellera denomina “proyectos de investigación en el ámbito de la igualdad de género y los feminismos”.

Con ellos, pretende alcanzar una larga serie de objetivos tan loables como indefinidos. ¿Cuáles son? Entre otros, “la obtención de nuevos datos e indicadores que aborden la desigualdad de género y contribuyan a superar las causas o los impactos”.  

Con esos datos, explican desde el Departament de Verge, podrán “mejorar los sistemas de seguimiento y evaluación de servicios y programas dirigidos a su erradicación y definir nuevos modelos de análisis”. Clarísimo y definidísimo, vaya. Y seguro que, también, utilísimo.

Sólo sobre Cataluña

Los estudios, eso sí deben versar sobre un ámbito geográfico muy concreto, que no es otro que el catalán. Lo aclaran bien para que no haya dudas. Se trata, dicen, “de una convocatoria de investigación aplicada que necesariamente debe incluir Cataluña, ya sea desde una aproximación comparada o como único caso de estudio”.

Sobre la oportunidad y la necesidad plena de esta inversión, Verge es contundente: “hay que generar nuevos datos sobre las causas y consecuencias de las diferentes formas de desigualdad y violencia hacia las mujeres”.

Esta “transferencia de conocimiento”, dice, “mejora la calidad del diseño, la implementación y la evaluación de las leyes y políticas públicas de igualdad”. Eso, ciertamente, es lo que se consigue con transferencias “de conocimiento”. Luego, hay otras transferencias –monetarias, como las que recibirán quienes hayan de desarrollar esos estudios para obtener datos, que mejoran otras cosas.